lunes, 29 de enero de 2018

Mi tiempo con Blue Jeans...

La literatura juvenil se fortalece y cobra mayor importancia año tras año; nuevas historias, nuevos héroes y heroínas, nuevos romances, nuevas amistades, nuevos conflictos y nuevas enseñanzas van teniendo lugar en la imaginación de un número creciente de autores que se adentran en esta aventura. 


En 2009, con mucha preparación a cuestas, un nuevo habitante se abrió paso en este camino: el español Francisco de Paula Fernández González "Canciones para Paula" y desde ahí el fenómeno Blue Jeans no ha parado de crecer. 

Hace un par de años tuve el chance de contactar a Francisco, quien con todas las obligaciones y compromisos del mundo, sacó un rato para intercambiar correos conmigo. En 2017, gracias a la editorial Planeta, tuve la oportunidad de charlar en vivo y en directo con él en su más reciente visita a Colombia. Y bueno, aquí les dejo un mix de ambos momentos, el resultado de mi tiempo con Blue Jeans...


¿Cómo fue tu experiencia en Latinoamérica?

La definiría como intensa. Los lectores, los medios de comunicación, las firmas, los encuentros, todo ha sido muy intenso. Estoy muy contento con esta sexta visita, a los lectores por su fidelidad y a Planeta por todo el apoyo.

Esta pregunta puede sonar cliché, pero ¿por qué Blue Jeans

Blue Jeans es el título de una canción del grupo Sqeezer. El tema no es gran cosa pero lo de Blue Jeans me gustaba. Cuando empecé en Fotolog quería que se me juzgara por mi manera de escribir, que se hablara de los personajes y que se supiera lo menos posible de mí. Por eso me "oculté" bajo un pseudónimo. Creo que fue un acierto usar el sobrenombre a la hora de publicar.

¿Por qué escribir para un público joven? 

Empecé escribiendo novelas juveniles porque mis comienzos fueron en las redes sociales que por aquel entonces solo las usaba la gente joven. Si quería que me leyeran debía adaptar lo que escribía al público al que me dirigía. Pero con el paso del tiempo cada vez me siento más cómodo con este tipo de libros y es un honor para mí poder dedicarme a este género.

Aquí con mi amiga Jennifer Moreno del canal Nos gusta leer, instantes antes de la entrevista 😀

Tus libros tienen la capacidad de conectar con el lector, de conectar con las cosas que viven los jóvenes, y esto puede servir como una especie de guía para que los padres sepan algo de las cosas que pueden vivir sus hijos, y a los chicos para verse reflejados en muchas situaciones y para tener un marco de acción que podrían seguir.

Mis libros no son tratados sobre adolescencia. En ellos cuento la realidad que yo veo, las problemáticas que están latentes y las cosas que ellos viven a diario, como el bullying, la drogadicción, la depresión, la homosexualidad, entre muchas otros. Siento una presión muy grande al hablar de estos temas para los jóvenes, pero quiero que mis lectores vean que hay más personas que pueden estar pasando por lo que ellos están pasando.

Siempre les doy un consejo a los chicos que acuden a mí para contarme sus cosas, y es hablarlo con alguien más, ya sea con un familiar, un amigo o un profesional.

Hay algo increíble de todo esto, y es que cuando un lector te cuenta sus historias, estas te llegan como si las hubieras vivido tu mismo. Es duro y siempre hay que estar preparado para responder de la mejor manera posible.

¿Es malo estar triste?

No, no es malo estar triste. No pasa nada si estás triste, porque es la realidad, podemos llorar, hay momentos en que no estamos felices y no hay nada de malo eso. Pero se debe tener cuidado cuando esto se vuelve algo recurrente, ahí es necesario apoyarse en personas cercanas o en profesionales en la materia.

Todo empezó con “Canciones para Paula”. ¿Imaginabas que ibas a convertirte en el fenómeno editorial que eres?

No, ni siquiera sabía que iba a publicar el libro. “Canciones para Paula” pasó por muchas etapas conmigo. Primero cuando no tenía trabajo y vivía en un apartamento pequeñito, luego el rechazo por parte de muchas editoriales a una novela de misterio que había escrito, y después el uso de las redes sociales para darla a conocer, porque allí nació "Canciones para Paula".

Quería escribir una novela con la que los jóvenes se sintieran identificados y así nació el libro, y así empezó todo. Mi carrera ha crecido muchísimo y eso me llena de felicidad, y también de muchas responsabilidades.


¿Qué libros te ayudaron a tomar la decisión de empezar a escribir?

Pues inicialmente Agatha Christie, de quien he tratado de tomar su habilidad para hacer que hasta la última página no sepas qué es lo que va a pasar, ya ustedes juzgarán si lo he logrado o no jajaja. También libros de Jordi Sierra i Fabra y de Federico Moccia, pues eran historias juveniles, de amor, y me gustaban mucho.

Epílogo, prólogo o contenido. ¿Qué escribes primero?

El título, lo primero que escribo es el título. No puedo empezar a escribir sin tener el título.
Luego vamos por el prólogo, capítulo a capítulo, y termino con el epílogo, el cual escribo unos cinco días antes de tener que entregar la novela.

El cierre de una historia es un momento divertido, porque debe haber sorpresa, debo sentir que le va a gustar al lector y debe gustarte a mí. No sé explicar como fluyen las historias en mi cabeza, es como si las novelas surgieran de la nada y llegaran a mí. Es algo raro, pero me he ido acostumbrando jajaja.

¿Qué son los lectores para ti?

En todo lo que ha pasado en mi vida como escritor hay muchos actores a quienes tengo que agradecer, por ejemplo, a la gente de mi editorial, a los libreros, a los influenciadores, pero sin duda alguna los lectores ocupan un lugar muy especial. A mis lectores les debo todo y trato de darles todo lo que puedo.

Blue Jeans y yo 😃

Un sueño por cumplir... 

En cuanto cumples un sueño tienes que seguir con el siguiente. Al final todo se reduce a que los tuyos y tú sean felices.

¿Qué viene para Blue Jeans?

No puedo decir mucho, pero se viene un reto muy grande para mí, un salto que quería dar hacer mucho. Quiero seguir avanzando y creciendo. Voy a dar un paso muy importante. Les puedo adelantar que hay una chica que se llama Julia, tiene el cabello cortito y le encanta jugar con los cubos Rubik; y hay un chico que se llama Emilio, tiene el pelo azul, gafas y es muy friki.

Este nuevo libro es diferente a lo que he escrito, sigue en la línea para los jóvenes, pero tiene un toque diferente: el misterio.

Este es el nuevo libro de Blue Jeans.

Para cerrar, quiero aplaudir a Francisco, pues dentro de una industria como la literaria en donde el ego y la sensación de divinidad parece revestirse en más de uno, él sabe de dónde vino, agradece lo que ha logrado y no olvida a quienes han hecho parte de eso.

domingo, 28 de enero de 2018

Bienvenidos a mi mundo, bienvenidos a mi biblioteca...

Hace poco menos de dos años (febrero del 2016) hice una entrada para mostrarles lo que era en ese momento mi biblioteca y contarles algunas de las historias que allí se escondían. Ya han pasado poco menos de dos años y muchas cosas han cambiado en mi vida, dentro de ellas mi biblioteca.
Mi sobrina y yo limpiando los libros y acomodando todo en la nueva biblioteca. Estuvimos un par de días en este proceso.

La estantería que ven a continuación fue la primera que compré, hace ya más de 10 años, cuando trabajaba como caddie de golf y pude adquirirla con los primeros pagos que recibí. Es de un tono más claro que las que tengo ahora, y ya no está conmigo, sino con mi hermana. Ahora ella es la encargada de cuidarla y de guardar sus historias ahí.


Actualmente mi biblioteca está compuesta por cinco estanterías y un mueble algo grande cuya función principal es servir para soportar el TV, pero todos los espacios son aptos para los libros.


Estas imágenes corresponden al mueble del que les hablo, en el cual se hospedan en su mayoría los libros que no he leído, y algunos que ya leí en digital pero quise tener en físico y por tanto siguen en su empaque. Por ahí se encontrarán también a Opi y a Kipi, quienes hacen parte importante de mi vida en el mundo editorial, al robot alegórico a la campaña de mercadeo que hicimos en Ediciones B Colombia (Q.E.P.D.) para Estados Unidos de Japón de Peter Tieryas, y al perezoso Wawawiwa.


Estas son las primeras tres estanterías, en donde solo uno de los espacio (el inferior del primer mueble) no cuenta con un guardián, lo que se debe a que ahí se acomodan los libros más grandes (en tamaño) de toda mi biblioteca, los cuales son en su mayoría infantiles o novelas gráficas. 

Bueno, los guardianes son figuras de acción, muñecos o como ustedes los llamen, los cuales tienen un significado importante para mí por una u otra razón, o simplemente me gustan y por eso tienen un lugar dentro de mi biblioteca. En ocasiones las cosas no tienen una explicación tan profunda y no hay problema con ello.

En la estantería #1 también hay libros de Ediciones B (los cuales tienen un significado muy especial), así como algunos en edición de bolsillo y cositas bonitas de Angosta Editores. De este mueble destaco muchos de los libros de mi colección de El principito, la edición conmemorativa de "100 años de soledad", mi hijo "Mariposas verdes", los libros que he conseguido de Philip K. Dick y una novela antiquísima que conseguí el la librería El Gliptodón de Buenos Aires (si van a esta ciudad, no pueden dejar de visitarla).

En la estantería #2 está la colección Narrativa Contemporánea de Panamericana Editorial, algunos de los libros que llevan conmigo desde la época del colegio, las sagas "Zodíaco" e "Insignia" a las cuales les guardo muchísimo cariño, y muchos de los libros de V&R que tengo en mi biblioteca (amor puro para "Dos chicos besándose" de David Levithan). Especial mención a "El club del misterio", lo primero que leí por gusto y elección propia; recuerdo que fue un regalo que me hizo mi padre un día de enero que fuimos al centro de Bogotá, y pasamos por una librería y me dijo que escogiera el que quisiera, y el obsequio costó tan solo $2.000 (menos de un dólar americano) por allá en el año 2000. Por aquí pueden ver también una edición de lujo de "100 años de soledad", la cual rescaté entre las cosas que mi hermano había decidido tirar a la basura... Hay gente así jajaja.

En la estantería #3 se albergan tres distopías a las que les tengo mucho cariño, de las cuales evidentemente mi favorita es "Amanecer rojo" del siempre guapo Pierce Brown (la cual tengo autografiada luego de que una amiga viajó con ellos por horas solo para ayudarme con esta misión), "La luz que no puedes ver" de Anthony Doerr que es uno de mis libros favoritos de la vida, así como mi colección de Alfaguara y Literatura Random House.



En la estantería #4 no hay un orden o clasificación en específico más allá de la altura de los libros, pero sí que hay varios de ellos que me gustaría mencionar. Por ejemplo, la saga de "Las crónicas de Narnia", "The power" de Naomi Alderman (uno de los libros favoritos de Barack Obama y que ojalá puedan leer), mi edición autografiada por Paula Hawkins de "La chica del tren", "The extraordinary journey of Vivienne Marshall" de mi querida Shannon Kirk que me lo envió desde el otro lado del continente, y un recuerdo muy grato de una amiga muy especial: "El archivo de las atrocidades" de Charles Stross. Aquí la historia viene con el funko de Annabelle, pues tuve que recorrer cielo y tierra para encontrarlo, y terminé por hallarlo en el primer lugar en el que busqué... Soy muy bueno buscando cosas jajaja.

En la última estantería están los libros más pequeños, unos cuantos que en su momento consideré vender, unos que no he vendido, y otros que llegaron hace poco a mi biblioteca. Como ven, ahí está Snowball llorando porque hay espacios libres y eso a él no le gusta en lo absoluto... y a mí tampoco.


 
 

Estas últimas tres imágenes corresponden a la parte superior de mis estanterías. Allí viven libros de colección, los guardianes de mayor tamaño, y una caja en la que están todos los separadores que tengo.

Y por supuesto hacen falta algunos libros que tengo en mi cuarto porque estoy leyendo actualmente o están pendientes por reseñar, y algunos otros que he prestado y no han encontrado el camino de regreso a casa (si les prestan un libro, por favor devuelvanlo).



Bueno, así se ve mi biblioteca actualmente, un espacio que me llena de tranquilidad, paz y mucha felicidad. A mí me gusta mucho y me siento orgulloso de ella.

Y claro, no podía terminar esta entrada sin dejarles algunas imágenes de mi biblioteca hace un poco menos de dos años, momento en que esta entrada nació. El orden ha cambiado, hay muchos libros que se fueron, muchos otros que han llegado, misma situación con los guardianes, pero su esencia sigue siendo la misma: uno de mis lugares favoritos en el mundo.


Si han llegado hasta aquí y me han acompañado durante este recorrido, no me queda más sino darles las gracias por hacer parte de esta aventura llamada "Liberando Letras", la cual ha contribuido a que ahora sonría más, a qué mi día a día se pinte de nuevos y mejores colores, a conocer a personas maravillosas, a vivir miles de aventuras, a ver muchas nuevas oportunidades, a conocer cientos de lugares, a ponerme en los zapatos de decenas de personajes, y a descubrir que en ese conjunto de hojas a los que muchos ni sentido le ven, se esconde una forma de vida a la cual todos nosotros hemos decidido entrar.



Reseña: Tres coronas oscuras (Tres coronas oscuras #1) - Kendare Blake

Con la llegada de los suevos a la provincia romana de Gallaecia en el año 409, y al otorgar al caudillo Hermerico el título de rey, se presenta, quizá, la primera muestra de la monarquía bajo el concepto de reino en Europa. Esta institución es una forma de gobierno personal, vitalicia y hereditaria. Puede que los reyes o monarcas tengan poder absoluto o limitado sobre los hechos ocurridos en su reino, pero lo que no está en discusión es su relevancia como imagen de autoridad y como símbolo de unidad para la nación.


En el reino de la isla de Fennbirn, la monarca imperante da a luz a un grupo de trillizas, cada una heredera por partes iguales de la corona. En esta generación nacen Mirabella, Katharine y Arsinoe, quienes al cumplir 16 años tendrán que luchar a muerte por hacerse con el lugar de reina única y todopoderosa. Sí, son las mujeres las máximas figuras de poder y autoridad.

Pero esta lucha no es así de sencilla como se ve a primera vista (si es que una batalla a muerte entre tres hermanas puede ser sencilla de algún modo), puesto que cada una de las trillizas tiene un poder especial, un tipo de magia particular que representa a los diferentes grupos familiares o clanes dentro del reino.

Mirabella es una elemental, capaz de controlar el agua, el fuego, el viento y el aire, habilidad que le da la posibilidad de generar asombrosas tormentas, grandes incendios y monumentales terremotos, entre muchas otras cosas. Para gran parte del reino ella es la más fuerte, pues es quien tiene mayor dominio sobre su magia, por lo que es considerada la gran favorita para hacerse con la corona. Para su pesar y el de su grupo, Mirabella no muestra el odio que se espera sienta por sus hermanas, sino aprecio y compasión por ellas.


Por su parte, Katharine es una envenenadora, lo que supone que tenga la capacidad de soportar los efectos de cualquier tipo de veneno, pero no es así, pues aún no logra controlar su habilidad por completo. Lo más complicado para ella es que su grupo, el de los envenenadores, ostenta la corona desde hace varias generaciones, situación que le pone un peso encima bastante grande.


Y para cerrar tenemos a Arsinoe, parte de los naturalistas, quienes tienen la capacidad de controlar la fauna y la flora del territorio. Ella no tiene la presión de ser favorita o de provenir del grupo gobernante, pero sí una dificultad tremenda y es que su magia no se hace presente.


Separadas desde niñas, Mirabella, Katharine y Arsinoe se preparan para el Beltane, un evento en el que las tres tendrán la oportunidad de mostrar por primera vez a todos su dominio sobre la magia que poseen, y que además es el pitazo inicial para una competencia en que solo una de ellas saldrá con vida.

Bajo esta premisa, la coreana Kendare Blake construye “Tres coronas oscuras”, primera entrega de lo que fuera inicialmente una bilogía, pero que por términos editoriales (que me asustan en verdad, pues ya saben qué pasa cuando quieren extender una saga) es ahora una tetralogía, la cual cuenta además con un libro complementario publicado y dos más por publicar. Vale la pena recordar que esta obra fue editada y traducida al español por Del Nuevo Extremo.

Un aviso parroquial y que ojalá tengan muy presente: la sinopsis del primer libro es más un resumen de lo que uno puede esperar de toda la saga, y no un verdadero acercamiento a lo que realmente nos encontramos en “Tres coronas oscuras”, que es la preparación de las candidatas para la competencia. Advertidos.

Lo primero que debo mencionar es que esta historia tiene elementos fantásticos que en gran parte son los protagonistas de las disputas venideras entre las candidatas a reina, pero no esperen un tratamiento como el que se acostumbra en la literatura fantástica, pues la autora apuesta por algo más sencillo, directo y hasta simplista. Blake crea un universo con elementos destacables que, si bien no está vastamente construido y adolece de explicaciones importantes  y necesarias (por ejemplo, a lo largo del libro van surgiendo detalles sobre la conformación del sistema de magia que dejan muchas dudas sobre el mismo, y que hubieran podido explicarse al inicio de la historia para darnos un panorama más completo y coherente), sí es lo suficientemente capaz de sostener lo que se cuenta y de entretener.

El trayecto por este primer libro nos mostrará el proceso de preparación de las chicas, el alcance que pueden tener sus poderes y el trabajo que cada una realiza para exponerlos de la mejor manera en el Beltane. Dentro de esto me encantó ver los entrenamientos de las trillizas y la participación de terceros en dicho proceso, los consejos que les dan y los planes que maquinan para que alguna de ellas prevalezca sobre las demás.

También conoceremos antecedentes del reino, de los diferentes grupos familiares y algunos otros pormenores que harán que la relación con el universo creado por la autora sea más fuerte. No hay grandes descripciones al respecto (aplica para casi todos los aspecto del libro), pero el cometido de crear un lazo con la narración se cumple.


Kendare Blake trabaja desde lo micro (un conflicto personal entre tres candidatas a ser reina de Fennbirn) para acercarse sutilmente a algo mucho más grande. La coronación es un suceso que compete a una sociedad entera y que claramente requiere de muchos más actores para solucionarse. Este reinado (no de belleza) trae consigo traiciones, maquinaciones políticas, corrupción, influencias, planes oscuros y un sinfín de tretas que lo hacen abiertamente más peligroso de lo esperado para cada una de las candidatas, pues si bien saben que solo una de las tres sobrevivirá, varios elementos irán apareciendo para mostrarles que las cosas involucran a muchas más personas y que su destino no está del todo en sus manos. Este punto del libro fue sin duda alguna mi favorito, pues aunque es un acercamiento leve a todo lo oscuro que se cierne sobre las trillizas, da un espectro amplio de la escena que estamos viendo (lo que se disfruta mucho más gracias a la narración en tercera persona que la autora realiza), la cual es fácilmente replicable en cualquier situación de poder en nuestra realidad.

Con respecto a lo anterior no puedo dejar de mencionar que Blake se detiene en ciertos detalles, consideraciones y momentos para dar fuerza a la pieza que está tejiendo, y que si bien esto hace que nos sintamos estancados en la lectura y percibamos trabas en el ritmo del libro, en gran parte este trabajo tiene como objetivo hacer más sólida la historia.


Tenemos la posibilidad de conocer poco a poco a cada una de las protagonistas, su camino, proyectos, miedos, planes y varias cosas más gracias a que el capitulado de la novela fue muy bien pensado para este propósito. Hay paradas destinadas para cada candidata y las acciones que se van dando en la vida de cada una irán entrelazándose de un modo u otro con el destino de las otras dos. Lo más interesante aquí es que nos podemos encariñar con todas, sentir empatía por cada una de ellas, y entender por qué actúan como lo hacen. Y claro, estamos ante reinas, y aunque esto es una batalla, los temas propios de la monarquía y sus protocolos no se abandonan; detalle que me gustó mucho.

Pero como se mencionó anteriormente, “Tres coronas oscuras” va más allá de una lucha entre tres personas y la narración lo hace evidente, pues varios personajes irán mostrando sus intenciones respecto al destino de la corona y lo que están dispuestos a hacer para que esta termine en una u otra cabeza según los intereses de por medio. Mi favorito es Pietyr, y espero que entiendan el porqué cuando lean el libro.

Sin embargo, hay un problema con los personajes, y es que la gran mayoría no van más allá del estándar establecido por las novelas juveniles que se han convertido en bestsellers, así que no les parezca extraño encontrarse con caballeros perfectos, triángulos amorosos y damiselas indecisas.

Ediciones de la novela por el mundo...

Cabe mencionar que la narrativa empleada por la autora es bastante dinámica, sencilla y no supone mayores dificultades para avanzar en la historia, y que dentro del trayecto hacia el final hay algunos giros de trama, de los cuales en verdad me he quedado enganchado con un par, y de qué manera.

Lamentablemente no todo fue tan agradable con esta lectura. Hay un componente de romance que termina siendo protagonista de muchas de las situaciones que se van presentando en la historia, y aunque siento que en todo momento está bien explicado (he leído en muchas reseñas que hay cosas fortuitas, pero no es más sino prestar atención a lo que se está leyendo para ver que todo tiene una razón de ser), pienso que se le dio más importancia de la que debía tener, y que se invirtió en ello más espacio del necesario, el cual pudo haberse utilizado para otras cosas. La autora tiene entre manos una bomba, en todo el sentido de la palabra, la cual no detona tan fuerte como pudiera hacerlo. Pero incluso con lo negativo que pienso que es esto, no me molestó tanto como suele hacerlo este componente cuando lo encuentro en algún libro.


Otro punto que quizá muchos echen de menos es la presencia de acción que es casi nula dentro del libro (expectativa especialmente generada por la redacción de la sinopsis), pero espero que la redención venga en el próximo tomo de la historia, y que esta batalla se salga de las maquinaciones de fondo y ponga la acción también en otras esferas.

“Tres coronas oscuras” es la primera novela juvenil (y es juvenil hasta los tuétanos, no lo olviden) que disfruto en mucho tiempo. Un inicio de saga entretenido, que cumple con su misión de sentar bases pertinentes para lo que se viene de aquí en adelante, y que deja montones de cabos sueltos, secretos e intrigas planteadas que seguramente enriquecerán el universo y la trama pensada por la autora. Un gris que va oscureciendo de a poco con los elementos que se leen entre líneas en un planteamiento inicial que se ve algo más sencillo.

Solo una se quedará con la corona, ¿quién será? Yo apuesto por Arsinoe, ¿y ustedes?