lunes, 19 de marzo de 2012

Gracia plena

Quién me despertará en las mañanas,
quién con un beso festejará mis hazañas,
quién con paciencia preparará el desayuno,
quién mis deseos cumplirá sin tapujos.

Quién misteriosa guardará mil secretos,
quién abrazará el miedo ante el desconcierto,
quién será la musa de los sueños inventados,
quién la felicidad y remedio de mis quebrantos.

Quién pondrá la letra a una sinfonía vacía,
quién llenará de ritmo la melodía más aburrida,
quién criará los hijos que el amor done a mi vida,
quién llenará de besos mi boca desabrida.

Quién tomará mi mano sin temores día a día,
quién me abrigará todas las noches de la vida,
quién limpiará el dolor en las heridas,
quién será la dueña de mi poesía;
quién más que tu amiga mía,
quién más que tu mi dama y compañía.

2 comentarios:

  1. Bellísima rima, perfecto hablar del corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón suele equivocarse constantemente y realmente prefiero que la de arriba sea quien me guíe; pero los actos más sublimes surgen de sus consejos y no esta de más dejarlo hablar.

      Eliminar