Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2013

La brecha irrompible, el régimen pensional.

El hecho mismo de la vida es un misterio, muchas veces no forjado por la existencia de lo que llamamos amor entre dos personas, simplemente un encuentro causado por las "ganas", por copas de más o por otro número de razones que no vienen al caso en este momento. No nací en 1945, es más, mis padres apenas iniciaban algo, pero nuestro estado si dio a luz durante ese periodo, eso que hoy, entre mi dolor de espalda y una gripa de la cual soy padre, es el fundamento de mis palabras: El régimen pensional.
Con la Ley 5a de 1945 se hicieron generales los derechos a salud, riesgos profesionales y pensión a todos los trabajadores, pero sin contar con un sistema de seguridad social (inusitado hecho), el cual fue establecido un año después con la Ley 90. No es materia centrarnos en la historia, pero es importante conocer el preludio y su posterior "evolución".
Desde el pitazo inicial, el régimen pensional, como es normal en todo proceso de instauración, cargó con un sin fin de p…

Regalo Día Dos

Pensar que un día el congelador esta en su punto máximo,
que la noche orienta a una espera quizá desesperada,
que una copa reflorece en mí desidia,
otras cuantas de Jack Daniel´s menoscaban mil caricias.

Quien pensaba que el enojo fuera un gusto arrebatado,
que un saludo inesperado sea el intruso aventurado,
que la noche repitiera su inconveniente escenario
y que el destino marcara de nuevo el calendario.

Noches bajo cero y días sobre cien,
como pasa la vida entre seres humanos y un cocktail,
besos inoportunos, no planeados si deseados,
error tal vez momento, a un horizonte cuasi perfecto.

Tantos tratados he ingeniado, corren mensajes y vuelan abrazos,
dicen que las palabras se las lleva el viento,
que Dios es sabio con poco argumento,
pero partirse una pierna es hoy sacramento.

Fenecer por la ausencia de un telegrama,
recurrir a la locura con una llamada,
despertar limítrofe al humor que cautiva,
como aguardar para tenerte en mi vida.

Un juguemos y adelante bombardeemos el terreno,
el temor que de moment…