Reseña: Los errantes - Olga Tokarczuk

“Muévete, no pares de moverte. Bienaventurado es quien camina”.

Vamos a los museos para viajar en el tiempo, para descubrir la esencia del alma humana, para reencontrarnos con esos fragmentos propios que estaban extraviados y otros supieron plasmar. Compramos un tiquete (no importa si es de avión, barco, bus o tren) para ver el mundo, para recorrer las venas del planeta por un rato, para sentirnos parte de un todo que luce inmenso ante nuestra evidente insignificancia. Observamos desde la ventana a una señora de la tercera edad empujando un carrito lleno de dulces, al oficinista corriendo con la frente bañada en sudor mientras maldice, al grupo de universitarios riendo por lo ocurrido la noche anterior en el bar de turno. Alguien nos ve desde un edificio más alto y especula sobre nosotros, sobre nuestras motivaciones y miedos, sobre lo que pasa por nuestra mente al estar de pie frente al mundo.


Somos microhistorias que se entrelazan, que se compenetran y transforman, que necesitan moverse y contarse para crecer, para evolucionar, para consumarse. Dice Olga Tokarczuk (Premio Nobel de Literatura 2018) que “la verdadera vida no es otra cosa que movimiento”, y ese es el entramado sobre el que escribe Los errantes, obra publicada en 2007 en Polonia y traducida al español por Agata Orzeszek en 2017, por la cual la escritora fue merecedora del Booker Prize.

Estamos ante un híbrido entre la novela, libro de viajes, relatos y composiciones narrativas diversas (sin contar con los mapas incluidos) que no siguen un guion como a los que solemos estar acostumbrados. Todo se rige en la desestructura. Es uno de esos textos que fácilmente podremos releer miles de veces y encontraremos en él distintas versiones de sí mismo. Pero también uno en el que podremos perdernos fácilmente como suele ocurrir en los aeropuertos internacionales.


¿De qué va este libro? Es bien complicado tratar de explicar lo que la escritora polaca plasma en casi 400 páginas. Los errantes habla de la vida, de las hojas en las que imprimimos nuestro relato, de los capítulos inconexos y la posibilidad de la sorpresa. Aquí se cuenta la historia de un hombre que debe enfrentarse a la desaparición de su esposa y su hijo en plenas vacaciones, de una mujer que busca recuperar los restos de un familiar que son exhibidos en Austria, de un amor que reaparece después de décadas, de alguien a quien no le gusta viajar solo y de otra persona que disfruta los encuentros pasajeros. Por si fuera poco, este libro contiene muchos datos históricos y científicos.

Ya sea en Viena, Berlín, Ámsterdam o San Petersburgo, los viajes que se dan en esta obra son un homenaje a la comunicación y a las relaciones, a la introspección y la curiosidad, al cuerpo y a la libertad. Necesitamos al otro en alguna medida, es importante salir de nuestra vida para intentar entendernos de mejor manera. “Soy aquello de lo que participo. Soy lo que contemplo” dice la escritora polaca.

Olga Tokarczuk. Imagen tomada de elnacional.com

Antes de dedicarse a la escritura, Tokarczuk estudió psicología en la Universidad de Varsovia. Quizás esa necesidad de comprender la vida en sus detalles y de hallar las raíces provenga de allí. La autora se pone y nos pone en el papel de observadores y observados, de ciudadanos, de viajeros.

Los errantes es un itinerario particular por la intimidad de cualquier ser humano. Un cúmulo de instantáneas, vuelos retrasados y cafés con desconocidos. Una narración tan detallada como fraccionada que expone nuestra búsqueda constante por entendernos y la clara incapacidad de hacerlo. Este libro es la lucidez expuesta en la siguiente cita:

“Mantenerse a un lado. El mundo se ve tan solo en fragmentos, no habrá otro. Hay instantes, migajas, configuraciones momentáneas que apenas formadas se desintegran en mil pedazos. ¿Vida? No existe tal cosa; veo únicamente líneas, superficies y poliedros y sus variaciones en el tiempo. El tiempo, a su vez, parece una herramienta sencilla para medir los pequeños cambios, una regla escolar con escala simplificada de apenas tres puntos: fue, es y será”.




Pdta.: Bieguni es el título de esta novela en su idioma original, palabra que hace referencia a una secta eslava oscura que creía, en la tradición de los monjes y yoguis budistas viajeros, que el movimiento constante era sagrado. Para ellos, conformarse (quedarse quieto) era caer en manos del demonio.

Comentarios

  1. ¡Qué buena reseña! Me lo apunto, que me ha interesado mucho. No conocía tu blog, me quedo de seguidora y te invito a que te pases por el mío si te apetece (es Relatos y Más, es que aparecen dos en el perfil).
    Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Reseña: Sí, si es contigo - Calle y Poché

Reseña: Tres promesas - Lesslie Polinesia

Reseña: Lo que nunca te dije - Antonio Ortiz