Reseña: Los divinos - Laura Restrepo

"Si el Muñeco es la cara visible del monstruo, la cara oculta somos nosotros".


Ella tenía apenas siete años, pero la vida la obligó a vivir en un lugar que nadie debería habitar, a ayudar a su madre en el trabajo y las labores del hogar para poder sobrevivir, y a pasar sus días rodeada de escenas que ningún ser humano debería ver. A pesar de todo, ella salía los fines de semana a jugar con sus vecinos por las trochas que rodean los hogares de extrarradio en los que la vida de estos personajes se sucede en medio de la invisibilidad y la desprotección. A pesar de todo, ella soñaba con aventuras en el espacio, con travesías por la selva, o quizá con conocer esa ciudad que se esconde detrás de edificaciones cada vez más grandes. En contra de todo pronóstico, la existencia de esa pequeña de apenas siete años tenía brotes de felicidad que lograban eclipsar su dura realidad.

Como en el cuento de Caperucita Roja, a diario vemos lobos capaces de todo con tal de saciar sus necesidades o caprichos. Personajes a quienes nada los detiene con tal de sentirse satisfechos. Y mientras Caperucita jugaba entre la tierra y la pobreza, un lobo infausto fraguaba su plan para atraparla y violentar su inocencia.

En este cuento no hubo un príncipe azul que lograra rescatarla en el último momento, ni un leñador que heroicamente derrotara al villano para escribir un final feliz.

Foto tomada de pastrana61.blogspot.com

Leer “Delirio” de Laura Restrepo fue una de las experiencias lectoras más enriquecedoras y fuertes que he tenido en mi vida, gracias a la maestría narrativa que me brindó esta novela, a la elegancia de su lenguaje y al particular modo de mostrarme la realidad de mi país. En el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) 2018, esta laureada escritora colombiana lanzó su primera novela desde “Hot sur” en 2012, hecho que despertó gran expectación en el público lector, quien consagró a “Los divinos” como uno de los libros más vendidos en dicha feria, y en lo que va del año en Colombia. Y sí, de este libro es del que vamos a hablar en esta oportunidad.

Aquí nos encontramos con un grupo de treintañeros que han sido amigos desde el colegio, y que se hacen llamar los Tutti Frutti. Estos cinco hombres provienen de familias prestantes y adineradas de Colombia, y esa condición les ha permitido tener un estilo de vida carente de necesidades y lleno de excesos. Hobbit es uno de estos hombres, y el encargado de contarnos su historia, la de Tarabeo, la de Duque, la de Píldora, la de Muñeco, y la del hecho que partió sus vidas y la de todo un país en dos, un hecho que se repite a diario y más veces de las que quisiéramos, pero ante el que somos indiferentes e hipócritas a la vez.

Laura Restrepo acude a la fórmula con la que logró alcanzar el renombre que hoy ostenta, haciendo una mixtura entre la ficción y un suceso trascendental para la confección de lo que somos como sociedad. En esta ocasión la autora recuerda el atroz caso de Yuliana Zamboní, una niña indígena de origen humilde que fue raptada, violada y asesinada por Rafael Uribe Noguera, un arquitecto perteneciente a una de las familias más reconocidas de Bogotá.

Foto tomada de Pulzo.com

Un caso de esta índole no es ajeno a la realidad de nuestro país, en donde hemos normalizado a tal punto la violencia que ya hace parte de nuestro ADN. Pero a diferencia de los miles de casos que se quedan en las sombras por uno u otro motivo, este saltó a la luz pública gracias a los cabos sueltos que fueron quedando en el camino y que permitieron que las autoridades, los medios de comunicación y la comunidad actuaran a tiempo.

Con esto como base, Laura Restrepo usa la voz del Hobbit para retratar la historia de jóvenes que nunca encontraron un no como respuesta, que tuvieron todo lo que quisieron a su alcance, a quienes se les diseñó una realidad que les hizo creer que podían hacer lo que se les diera la gana y que el resto del mundo era solo un medio para satisfacer sus necesidades. Si bien cada uno de los Tutti Frutti tiene alcances diferentes, la lealtad que conlleva la hermandad que crean los lleva a ser cómplices y colaboradores en las jugarretas de los demás.

La autora empieza a tejer su historia desde el momento en que estos personajes se conocen en el colegio, y va dejando entre las páginas los hechos que los llevaron a convertirse en lo que terminaron siendo y convenciéndolos de que el mundo no tenía ningún límite para ellos. De este modo, “Los divinos” realiza una de las múltiples críticas sociales que intenta abordar en sus páginas, apuntando al clasismo que permea nuestra cultura y a las graves consecuencias de padres permisivos y ausentes, entre otros elementos.


Varios temas más encontramos en este libro como el papel de los medios de comunicación en hechos de este tipo, la hipocresía que muchas veces nos sobrepasa como sociedad, la proliferación de actos violentos en contra de la mujer, el odio exacerbado que permea nuestras relaciones en el día a día, y lo injustos que estamos siendo con los niños y el mundo que les estamos ofreciendo, entre algunos otros.

El punto más alto en la historia y el trabajo de Laura Restrepo dentro de esta novela llega con el capítulo 4, el cual se centra en el Muñeco (el mejor personaje de la novela, a mi modo de ver), la Niña y el suceso que marcó la vida de ambos, de sus familias y amigos, y de esta sociedad. Si de por sí todo esto resulta incómodamente necesario, la manera en que la autora lo trata y lo narra resulta simplemente plausible. Vas pasando página por página, llenándote de angustia, miedo, decepción, ira y muchas otras sensaciones, aunque el texto sencillamente esboce lo ocurrido, dejando lugar a que sean los lectores los que decidan de qué modo van a vivir lo que se está contando, de qué manera la ficción los acercará a la realidad. Por mi parte solo puedo decirles que me dolió sobremanera leer lo que leí, y más lo que ello me llevó a sentir al pensar en lo que tienen que vivir quienes son víctimas de hechos como los que el libro narra y lo que tiene que soportar la familia de alguien que es víctima de este tipo de crímenes. Lo más doloroso fue reconocer que en ese caso, aparentemente aislado, se refleja la realidad de este país en donde la violencia manda la parada. Somos hijos del odio y nos negamos a romper ese lazo.

Sin embargo, me encontré con una novela en donde la brillantez de esta escritora fue muy intermitente (por ejemplo, el buen trabajo con Muñeco y lo mal puesta que sentí a Malicia). Parecía que el libro hubiera sido escrito con el afán de ser lanzado en una fecha perfecta para augurarle ser un tremendo éxito en ventas y para aprovechar el espectro del hecho que lo inspira. En muchos parajes el texto se me hizo repetitivo. Muchos de los diálogos me parecieron inverosímiles y rebuscados. Mi conexión con los personajes fue casi inexistente. Y no, este no es un mal libro, pero está lejos de ser una gran obra (mi opinión).

“Los divinos” de Laura Restrepo es, como ya lo dije, incómodamente necesario. Es imposible salir ileso luego de leer esta novela. La literatura es una herramienta muy útil para la memoria, y lo que narra esta obra es algo que jamás debemos olvidar. Una crítica importante que nos llena de dilemas éticos y morales, en medio de una historia sin la magia característica de la autora. Un valioso homenaje para Yuliana, y para todos aquellos que han padecido las consecuencias de la violencia.

Si no han leído a esta escritora, este es un buen libro para empezar, y de ese modo deleitarse con el resto de su bibliografía.

Comentarios

  1. Nunca he leído algo de Laura Restrepo, a pesar de ser una muy nombrada autora en Colombia. Pero por lo que has dicho de este libro, tal vez me anime a leer a la autora.

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no la haz leído, te recomiendo que inicies por "Pecado". Creo que es el libro perfecto para engancharse con la escritura de Laura.

      Gracias por pasarte por aquí :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Reseña: La chica invisible - Blue Jeans

Reseña: Diario del fin del mundo - Mario Mendoza

Reseña: Lo que nunca te dije - Antonio Ortiz