viernes, 19 de febrero de 2016

Reseña: La llamada (Endgame #1) - James Frey y Nils Johnson-Shelton


La literatura en el sentido expreso de la palabra es una forma de expresión escrita o hablada; pero si nos vamos a un espacio más sentimental, y sentido, me atrevo a decir que para muchos la literatura es algo así como un estilo de vida.

El libro es una de la formas mediante las cuales la literatura se abre un espacio en el mundo, y las historias que ellos cuentan son el alma de ese conjunto de hojas que llega a nuestras vidas gracias al trabajo de todas las personas que participan en la cadena de procesos que lo lleva de la mente del autor a las estanterías de una librería. Además de esto, un libro puede llegar a convertirse en el puente para conocer personas que comparten tus gustos, para pasar momentos que perdurarán más allá del fin de los tiempos, para congregar miles de almas en torno a una expresión cultural masiva, para hacer de la literatura una experiencia más allá de lo normal.

En los últimos tiempos y gracias a la aparición de internet, el poder conocer personas que comparten tus gustos, que han vivido las mismas aventuras que tu, que se han enamorado y han odiado a personajes que ya has conocido, resulta muy sencillo. No importa el lugar del mundo en el que te encuentres, siempre habrá alguien ahí que ame la literatura y que desee conversar contigo. Para nadie es un secreto que la literatura juvenil ha sido una de las más beneficiadas con la manera en que la tecnología cambió el orden de las cosas, y muestra de ello son las comunidades de seguidores de las sagas y los títulos más populares en el mercado, y que el argot popular podemos distinguir como fandoms, las cuales además de un foco de demanda importante, atraen a muchos más lectores hacia este tipo de literatura que cada día se abre un espacio más grande. 

Dentro de los títulos juveniles que mayor furor han causado alrededor del mundo, y que han logrado hacerse con un séquito de seguidores de dimensiones abruptas, podemos encontrar títulos alabados por la crítica especializada como Harry Potter o Los juegos del Hambre, y otros destrozados por la misma como "Crepúsculo". Indistintamente de los bien o mal escritos que estén, estos libros por uno u otro factor han atrapado a millones de personas, y eso es algo a tener en cuenta a su favor. De este tema podría hacer un libro, pero no es el objetivo en este momento.




El libro del que vengo a hablarles hoy es el primero de una de esas sagas de las que he hablado anteriormente, y que por uno u otro motivo, que trataré de exponer de aquí en más, ha logrado crear en su regazo algo mucho más grande. "La llamada" es el primer tomo de la saga "Endgame" de James Frey y Nils Johnson-Shelton, la cual llega al país gracias a la Editorial Planeta.

Durante la historia del universo, específicamente la del planeta tierra, han existido 12 linajes que generación tras generación han elegido y entrenado a uno de sus miembros para que cuando llegue el día, los represente en Endgame, un juego que se desarrollará cuando los últimos días de la tierra tal como la conocemos lleguen. Los participantes deben desarrollar habilidades tanto físicas como intelectuales, que les permitan superar a sus competidores y asegurar la supervivencia de su gente. Después de miles de años, la señal se hace presente. Endgame ya no es una fantasía. Endgame es la realidad.

Hace mucho, pero muuuucho tiempo tenía ganas de hacerme con este libro. Además de la tremenda portada que se diseñó para él, la trama que me proponía me resultaba muy atractiva; además de ello, el libro es un juego en sí, en donde si descubrías el rompecabezas en el escondido, ganarías una suma nada despreciable de dinero, lo que hizo que en muchos países del mundo se crearan comunidades de lectores en torno a develar ese misterio. Endgame se convirtió en una experiencia diferente. Siempre pasaba algo y terminaba no comprándolo, y en efecto, nunca lo compré, pues llegó a mi en forma de regalo de cumpleaños de parte de mi hermana. Familia que lee unida permanece unida dicen por ahí.

Lo primero que me encontré al decidir participar en este juego por la supervivencia en medio del fin del mundo fueron un montón de gráficos, mapas, acertijos y cosas super raras que acompañan a la historia de principio a fin, y que a pesar de que no las entendí en absoluto, le imprimen un misticismo interesante a lo que propone la obra, y dejan claro que tiene toda una filosofía y muchas horas de trabajo inmersas en ella. Es un libro que pretende mucho y eso me encanta, porque se nota que hay mucho esfuerzo detrás para lograrlo, y no simplemente la fusilación del contenido de otros con un nombre diferente.

El segundo factor que para muchos puede resultar molesto, pero que a mí me gustó y bastante, es que la historia no la cuentan varios de los participantes desde su perspectiva, desde sus vivencias, desde sus propósitos y desde su realidad particular. Fue una experiencia muy grata ver como con el paso de los capítulos podía ponerme en los zapatos de seres completamente diferentes pero a la vez con tanto en común, y saber de su propia cuenta lo que tenían para contarme.

Tomado de endgameiscoming.tumblr.com
Esta es una de esas historias que desde el principio te atrapa por la manera en la que está construida y por la forma en la que fue concebida. Una introducción breve pero válida e importante, abre paso a una seguidilla de hechos que se desarrollan a un ritmo insano que te mantiene pegado al libro y metido de cabeza en el mundo que se va construyendo con el paso de las páginas. Esta historia es un sistema nervioso en donde todo se conecta de manera correcta para hacer que el libro salga adelante.

Hablando de los personajes debo confesar que la experiencia que me lleve con "La llamada" fue demasiado agradable, pues conocí extremos totalmente opuestos, y con características muy cercanas, y con un común denominador que me encanta: todos muy humanos. Aquí debo destacar a las voces principales, Sarah y Jago, un par de americanos con costumbres completamente diferentes y con personalidades muy marcadas; el perverso y magnífico Baitsakhan (espero conocerlo mucho más); el príncipe azul Christopher; y mi favorita, la increíble e inolvidable Chiyoko. En serio, es fascinante como un grupo tan diferente puede verse tan sólido y bien logrado.

Un punto más en el que siento que esta historia destaca es el universo y los lugares por los que se desarrolla. No necesitamos ir a otros planetas para tener acceso a lugares alucinantes, a desiertos inclementes, a espacio desesperantes, y a un sinfín de lugares que son el complemento perfecto para todo lo que va pasando mientras la búsqueda de la llave de la tierra está en proceso.

El punto bajo a mi modo de ver en todo esto, es la dosificación de las escenas de acción y de los momentos de alto impacto. Hay picos increíbles en los que te sientes desbordado y feliz por estar leyendo algo así, pero hay muchos otros que parecen de relleno y carecen de la fuerza que impregna la mayor parte de la obra.

En medio de menos sangre de la deseada, me encontré con un final sensacional y hecho bajo un marco cinematográfico que en verdad agradezco, a pesar de haberlo odiado tanto.

"La llamada" es una primera parte más que sobresaliente para una saga que promete mucho. Endgame más que un libro es toda una experiencia para el lector, y aún más para quienes se han atrevido a ir más allá junto a él.



1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo en una cantidad increíble de cosas que mencionas, pero como mencionas al final es toda una experiencia que va a incrementar tu amor por el libro, si te pica ka curiosidad los lugares que mencionan, si te intrigas por esas culturas o si tan solo te pone a pensar que necesitarías tu para ser un buen representante de tu linaje.

    ResponderEliminar