martes, 3 de febrero de 2015

El juego infinito (La doctrina de la mortalidad #1) - James Dashner

Personalmente, las carátulas me venden mucho; incluso, puedo comprar un libro solo por su carátula (más superficial para donde), sin mirar siquiera quién es el autor o revisar la sinopsis del mismo. Un joven vestido de negro, sin rumbo fijo; una estructura destruyéndose como fondo… Hombre, esa vaina me encantó.

Por otro lado, las críticas que recibí y leí sobre este libro no eran nada, pero nada buenas, pero en primer lugar, su autor era James Dashner, y luego de la saga "Maze runner" forme una opinión muy positiva sobre lo que él podría llegar a producir; en segundo lugar, ¿no sería mejor generar mi propia opinión?, quizá terminara padeciendo un bodrio como algunos que se me han cruzado por el camino, pero yo mismo le daría esa calificación, y creo que eso es algo muy importante; y por último, ¡carajo!, la carátula me había enamorado y por ese simple hecho, lo quería y punto. Compra un ebook, salva un árbol… Un habitante más para mi biblioteca virtual.

“El juego infinito” es la primera entrega de una nueva trilogía que nos trae James Dashner y que trae a Colombia Penguin Random House.

Michael, uno de tantos inmersos en el mundo de los juegos de realidad virtual, pero más talentoso que la mayoría. Michael es el protagonista de esta historia.

El libro tiene un inicio rápido, que me dejó de inmediato enganchado, confundido y con la necesidad de solucionar todo lo que se iba tejiendo con el pasar de estas primeras páginas.

Dashner repite la estrategia propuesta en su saga anterior, al regalarnos escenarios variados, llenarnos la mente de lugares maravillosos, oscuros, inesperados, mágicos; pero esta vez no con el pasar de los libros, sino que dentro del mismo libro te pasea de manera extraordinaria y crea una atmósfera muy agradable en el desarrollo de todo.

Esta obra nos deja una visión de lo que está pasando actualmente con la tecnología y el dominio que día a día remarca sobre la autonomía de la mente humana (vamos a un restaurante y veamos cuántas parejas están frente a frente sin dirigirse la palabra, pero sonriendo ante su teléfono celular); sobre la descomposición social que estamos generando y sobre como el significado de “familia” se difumina con el pasar del tiempo.

Los personajes, cada uno en su rol, aportan mucho al desarrollo de la historia. Bryson y los KillSims mis favoritos.

Nada lenta, predecible por momentos, muy emocionante en mucho otros y un final que me dejo con todos los interrogantes del mundo me dejan muy buen sabor de boca frente a lo que puedo llegarme a encontrar en las siguientes entregas de esta saga, las cuales espero estén en el país muy pronto.

Lección aprendida: cada quien tiene su propia opinión de las cosas.





2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Empecé a leer el libro, pero lo dejé a los 3 capítulos. Creo que tenía otro más urgente que lee y de momento no he encontrado la necesidad de retomarlo.
    Me gustó El corredor del laberinto, pero ese estilo tan rápido sin resolverte ninguna duda ya me pareció cansino en El juego infinito. Aunque le funcionó la primera vez, me pareció que no pegaba ya con esta nueva historia. Me faltaron explicaciones, descripciones.

    Me quedo por aquí,
    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Irene, un gustazo leerte. Venía prevenido por los comentarios hacia este libro, pero como menciono en la reseña, con todo y el esquema similar frente a Maze Runner, la historia atrapa y el final te dejo O.o jejeje :) Un beso de vuelta.

      Eliminar