C.A.L.I. - Carolina Andújar

Infieles. Misóginos. Mojigatos. Machistas. Mentirosos. Solapados. Avivatos. Utilitaristas. Habladores. Chismosos. Convenientes. Violentos. Tramposos. Aprovechados. Corruptos. Racistas. Homofóbicos. Hipócritas. Traicioneros. Así son los seres humanos. Así somos cada uno de nosotros. Consciente o inconscientemente, todos hemos merecido alguno de estos adjetivos. Tal vez, sin imaginarlo, todos hemos prendido una llama para hacer de este planeta nuestro propio infierno.


Lucifer decidió que su residencia en la tierra fuera la sucursal del cielo, la exuberante, musical y desigual Cali, una de las principales ciudades de Colombia. ¿Por qué este lugar y no cualquier otro? Eso es algo que solo él sabe, o quizá la escritora colombiana Carolina Andújar, quien llega al thriller con C.A.L.I., luego de su exitoso camino literario por la fantasía y el suspenso paranormal, pueda darnos pistas de ello.

Caos.
Apariencias.
Lujuria.
Infierno.

Cuatro palabras que definen a la perfección lo que es esta acertada sátira a la sociedad, no solo caleña, sino a la colombiana en todo su esplendor (y seguramente el reflejo podrá extenderse a distintos rincones del mundo). Carolina Andújar retrata sin resquemor y con total atino lo peor de nuestro actuar, eso que nos lleva a sentirnos más que los demás, a usar a los otros como meros instrumentos y a considerar que estamos por encima de cualquier norma de convivencia.

Trabajo de @ALMORA_JESUS en Twitter.

En medio de esto, el humor negro es una constante, así como las referencias a nuestra realidad, mismas que duelen y divierten en igual proporción (jamás superaré la se presenta al final de la página 58 y el inicio de la 59).

Pero ¿de qué va C.A.L.I.? Es poco lo que puedo decir sobre la trama de esta breve novela sin dañarles la experiencia, pero trataré de hacerlo. Una trabajadora sexual es violada y brutalmente asesinada en el centro de la ciudad, y el criminal ha borrado cualquier detalle que pueda inculparlo de la escena del siniestro. En el instante en que esto ocurre, hombres y mujeres con diferentes oficios, posiciones sociales y realidades siguen su vida con normalidad, sin saber que algo los conecta con el hecho que acaba de perpetrarse y, por añadidura, con un personaje de manos resecas y uñas extrañamente grandes que vive en un lujoso penthouse de la capital del Valle del Cauca.

Mi experiencia con esta novela fue buena. Duran más las promesas de campaña de muchos políticos que lo que yo me demoré en leerla. El misterio no me resultó tan misterioso, pero la construcción, los diálogos y lo diabólicamente entretenida que resulta la manera de escribir de Carolina hicieron que eso pasara a un segundo plano. Las conexiones que se tejen entre los personajes fueron lo que más disfruté.


Si tengo que dar una queja, es que necesito leer más cosas así de la autora. Un libro de relatos. Muchos libros cortos. Una novela larga. El modo me tiene sin cuidado. Lo importante es poder recordar el buen rato vivido con esta historia.

C.A.L.I. de Carolina Andújar transpira salsa, sabe a lulada y aflige como ver las tendencias en Twitter o soportar el noticiero de las 7pm. Una parrandera y sencilla intriga plagada de personajes detestables y escenas tristemente cotidianas. Un entremés que tienta tanto como un besito en el cuello. Adictivo como el buen sexo.

Del puente para allá Juanchito, del puente para acá Lucifer…



Comentarios

  1. Interesante reseña. Me gusta como describes tu opinion... aunque no creo que sea una novela que por ahora la dejé apuntada.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Reseña: Sí, si es contigo - Calle y Poché

Reseña: Tres promesas - Lesslie Polinesia

Reseña: Lo que nunca te dije - Antonio Ortiz