Reseña: Al final mueren los dos - Adam Silvera

¿Qué harías si recibieras una llamada en plena madrugada en la cual te dicen que este será el último día de tu vida? Yo, Esteban Parra, no lo sé a ciencia cierta. Es posible que me quede acostado en la cama, haciéndome uno con mis cobijas y mi almohada como suele ocurrir cuando estoy triste o muy holgazán. Seguramente me siente en la sala de la casa a observar por un instante mi biblioteca, esa que guarda a tantos compañeros de camino y que me ha visto crecer en muchos sentidos. No dudo que decida escribirle a mis mejores amigos para burlarnos del resto del mundo y hacer del ocio nuestro paraíso. Quizá salga a caminar para ver por última vez el verde de los árboles que tanto me gusta, y buscaría algún parque en donde el césped esté siendo podado para perderme en mi aroma favorito. Tal vez almuerce con mis padres y mi hermana como todos los fines de semana, y nos riamos de cualquier cosa mientras hacemos fila para ver alguna película de terror. Posiblemente recoja a mis sobrinos y compremos un helado, vayamos por una cajita feliz y juguemos como locos en las maquinitas del centro comercial. Suponer es muy fácil pero, ante un hecho de tal magnitud, no sé como llegaría a reaccionar.


Nueva York, primeras horas de la madrugada del 5 de septiembre del 2017.

Mateo Torrez está en su casa leyendo algunas entradas en el blog CuentaAtrás cuando escucha el timbre de su teléfono.

Rufus Emeterio está exhausto luego de la golpiza que le dio al nuevo novio de su ex cuando escucha el timbre de su celular.

Un operador de la compañía Muerte Súbita se comunica con ellos para avisarles que ese, el 5 de septiembre del 2017, será el último día de sus vidas.

Esta es la premisa de “Al final mueren los dos” (pocos títulos más spoileros podemos encontrarnos en un libro) del reconocido escritor neoyorquino Adam Silvera, quien saltó a la fama mundial con su primera obra “Recuerda aquella vez” (ambos títulos editados al español por Puck), y que ha trabajado gran parte de su vida en el sector editorial.


Mateo y Rufus son personas que han crecido en ambientes distintos, con círculos familiares diferentes y que se enfrentan a presentes opuestos. El modo en que la vida de cada uno se ha desarrollado dista mucho de la del otro, y la manera en que reciben la noticia que Muerte Súbita les ha comunicado también es divergente. Esa disparidad entre lo que son, sienten y piensan este par de personajes es totalmente comparable a la que podemos experimentar cada uno con quienes nos rodean y con nosotros mismos. Ante alguna circunstancia pensamos responder de una manera, pero al vernos frente a ella es posible que actuemos de otra completamente diferente.

Mateo y Rufus son seres humanos que pierden el control, que no toman riesgos, que se dejan llevar por sus impulsos, que se sienten tristes, que están llenos de miedos, que no logran comprenderse, que están confundidos, que no saben realmente qué es lo que quieren. Sí, Mateo y Rufus son seres humanos como ustedes o como yo, y ese es uno de los grandes logros de Adam Silvera con esta obra, pues los personajes que en ella intervienen son como cada uno de nosotros, como ese familiar que se marchó dejando un vacío en nuestro día a día, como ese amigo imprudente que nos alegra sin importar nada, como esos cómplices que están a nuestro lado para sacar adelante cualquier misión, como esa pareja que se marchó pero sigue presente en nuestros pensamientos, como esas personas que aparecen de la noche a la mañana y hacen que nuestro horizonte cambie por completo.

Sí. Rufus tiene cuenta en Instagram y seguro ustedes van a disfrutar estas fotos.
Gracias a Isabela Cantos por el aviso.

No es fácil hablar de este libro por todo lo que representa en sí mismo, por todo lo que fue capaz de generar en mi interior, por la valentía con que afronta temas tan importantes y silenciados durante tanto tiempo en la literatura juvenil como lo son la muerte, el duelo, la soledad y el amor entre personas del mismo sexo, entre otros. En las pasadas 300 páginas en que esta historia es contada, la vida y lo que hacemos con ella cobra un papel central. Cada paraje de este libro tiene un reflexión para hacernos, un tema por el cual cuestionarnos y un hecho que nos dejará pensando.

¿Por qué aplazamos las cosas que queremos hacer? ¿Por qué nos da miedo salir de nuestra zona de confort?¿Por qué guardamos silencio cuando tenemos tanto por decir? ¿Por qué no salimos a comernos el mundo en lugar de verlo por una pantalla? ¿Por qué seguimos encerrados en sitios que no nos agradan? ¿Por qué esperar a que todo llegue en lugar de ir a encontrarlo? ¿Por qué callar lo que sentimos? ¿Por qué no empezamos a vivir mientras tenemos la posibilidad de hacerlo?

“Al final muere los dos” es uno de esos libros que llegan para hacerte pensar, para no dejar que sigas viendo la vida del mismo modo. Un ensayo sobre los cierres (no solo la muerte es un cierre) y las formas en que los seres humanos los afrontamos. Una historia mágica e intensa sobre el amor, la nostalgia, la amistad, la pérdida y el destino, ese que tenemos la tarea de escribir y ojalá de la mejor manera posible.

Comentarios

  1. ¡Hola!

    La verdad es que parece tener unos mensajes muy bonitos y necesarios, de estos libros que te hacen reflexionar un montón cuando los lees. No hay cosa que me conquiste más que unos personajes bien hechos.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene. Es muy fácil sentirse identificado con la forma de pensar, los miedos, laa actitudes, el rol y cualquier otro detalle de los personajes. Espero lo leas pronto y me cuentes qué tal está.

      Fuerte abrazo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Reseña: La chica invisible - Blue Jeans

Reseña: Lo que nunca te dije - Antonio Ortiz

Reseña: Diario del fin del mundo - Mario Mendoza