Reseña: La perra - Pilar Quintana

Es fácil opinar sobre la corrida cuando estamos observando los toros desde las gradas. Siempre me ha resultado muy curioso escuchar las opiniones y los argumentos de quienes hablan de los efectos de la violencia sin siquiera haberla visto de frente, soportando sus pensamientos en lo que la prensa les otorga, dejando de lado el peso que representa este fenómeno para aquellos que lo han tenido como vecino durante toda su vida. Claro, vivir en la ciudad no nos exime de ser víctimas de la violencia, pero la magnitud de las consecuencias que esta genera no es comparable con la de quienes habitan los sectores rurales del país. Y cuando hablo de violencia también me refiero a problemas de infraestructura, un sistema de salud precario, mínimas posibilidades de acceso al sistema educativo, inexistente presencia de las fuerzas armadas, y todo lo que comprende la visible desatención por parte del gobierno en que muchas zonas del país se encuentran.

Damaris, la protagonista de “La perra” de Pilar Quintana, libro ganador del IV Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana, es una de las víctimas que el fenómeno de la violencia ha dejado en nuestro país. Ella es una mujer cercana a los cuarenta años, que trabaja cuidando y limpiando la casa de una familia adinerada, y vive con su esposo Rogelio y sus tres perros (Danger, Olivo y Mosco) en Juanchaco, en el pacífico colombiano. Damaris coexiste con el hueco en el alma que le ha dejado su imposibilidad para dar a luz, tema que la atormenta día a día y que no la deja ser completamente feliz.


Doña Elodia es la dueña de un estadero cerca de la playa, y un día se encontró a su mascota muerta, dejando once cachorros huérfanos. Luego de charlar por buen rato, Damaris se ofrece a hacerse cargo de uno de los perritos, una hembra a la que llamó Chirli, el nombre que siempre quiso poner a la hija que nunca creció en sus entrañas, un nombre digno de reina de belleza.

Pilar Quintana decidió aventurarse por el mundo y recorrerlo en todas sus latitudes, lo que la llevó a vivir un tiempo en el pacífico colombiano, hecho que se refleja de manera perfecta en la atmósfera en la que la vida de Damaris se desarrolla. “La perra” tiene lugar en una selva desoladora, un lugar que no da espera, que te exige atención permanente, que impone sus condiciones y establece sus propias reglas, que no tiene remordimientos, que se levanta más allá de lo imaginable y que pasa por encima de tu humanidad si no tienes lo suficiente para sobrevivir a ella: un lugar maravilloso y alucinante que es capaz de matarte sin que te des cuenta. Una selva vívida y clara, cargada de inexplicable fuerza para las apenas más de 100 páginas de la novela.

Damaris, Rogelio, Chirli, Doña Elodia y los demás personajes de esta historia hacen de una vivencia particular un reflejo preciso de la realidad de una sociedad entera, con todo lo que ello significa. El machismo, la nula presencia del gobierno, el maltrato hacia los animales, la desigualdad social, la visión de la familia, la muerte de los sueños, los estados del amor, el apego y la culpa son solo algunos de los elementos que se tejen en esta corta, pero inmensa novela.

Pilar Quintana en la ceremonia del Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. Tomada de semana.com

La relación de Damaris con su familia y su entorno es una constante montaña rusa de emociones, situación perfectamente replicable en cada relación de cualquier tipo que puede presentarse en nuestra sociedad, en donde no hay certidumbre de nada pues lo que sentimos en un momento, mañana puede ser completamente diferente. La esperanza camina constantemente entre la delgada línea del bien y del mal.

Esta obra es sencilla para el lector en lo que a la narrativa nos referimos; no hay palabras rebuscadas ni tecnicismos que compliquen la lectura. Sin embargo, leer “La perra” no es para nada fácil por la carga emocional que la vida de Damaris representa, y con ello la vida de miles de mujeres en Colombia y el mundo que hacen de esta ficción una sórdida realidad, personas que piden a gritos que las reconozcamos y hagamos visibles.

“La perra” está llamada a convertirse en una obra de culto, en un clásico dentro de la literatura colombiana. Este libro va más allá de la desgarradora historia de una mujer y su perra, pues esta relación resume lo que son todo tipo de conexiones humanas y las diferentes etapas que se llevan en ellas, todo en medio de un país en donde la guerra, la rotura de ilusiones y la falta de oportunidades son el común denominador. Totalmente recomendada.

PD.: Esta anécdota seguramente se convirtió en un cliché para los lectores, pero ¿imaginan lo curioso que es llegar a la librería y preguntar por "La perra" de Pilar Quintana? Hasta luego.

Comentarios

  1. Hola.Si, hoy me paso eso de curioso en varias librerias de la calle Corrientes en Capital Federal , Argentina al preguntar por la novela La Perra de Pilar Quintana. No la tenian ni siquiera en catalogo. Me pueden orientar como y donde comprar ? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Qué mal que todavía no esté disponible de manera directa en tu país. Sé que el libro ya lo puedes conseguir por Amazon, y si en Argentina tienen Buscalibre.com, seguro ellos te pueden ayudar si quieres comprarlo en físico.

      Gracias a ti por pasarte por aquí :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Reseña: La chica invisible - Blue Jeans

Reseña: Diario del fin del mundo - Mario Mendoza

Reseña: Lo que nunca te dije - Antonio Ortiz