Reseña: Los pecados de Victoria - Giovanna

Muchas veces la ficción nos presenta escenarios utópicos, en donde las cosas suceden de manera fortuita, forzada y poco verídica. Sí, puede que la realidad llegue a obedecer a esas premisas, puede que los hechos se sucedan de un modo poco entendible o que la suerte opere de manera inesperada. Pero en la gran mayoría de los casos la existencia acata otras reglas.

La literatura erótica contemporánea, teniendo como referente principal al libro “Las 50 sombras de Grey”, ha establecido ciertos parámetros a la estructura narrativa y al modo en que este tipo de historias han empezado a contarse. ¿Se les hace común el espacio en donde se encuentran una universitaria tímida y virginal con un hombre adinerado y adicto al sexo? Sí, seguramente se han topado con historias de este tipo en los últimos años, y posiblemente seguirán encontrándose con esta fórmula de éxito hasta que la misma esté completamente gastada.

¿Hay algo de malo en estas tendencias, en libros de este tipo? Por una parte, debo decir que no, ya que todo mundo tiene derecho a escribir y a leer lo que desee; pero, por otro lado, me parece que este tipo de fenómenos terminan desgastando los géneros, estableciendo parámetros que dejan fuera del juego a otro tipo de narrativas, que usualmente pueden llegar a ser más interesantes.

Cuando hay una fórmula de éxito, es normal que la mayoría la siga, es por eso que resulta sorprendente encontrarse con algo como “Los pecados de Victoria”, de la autora colombiana Sandra Zuluaga bajo el pseudónimo Giovanna, apuesta de Calixta Editores.

Confieso que compré este libro por los siguientes motivos:

  • Curiosidad por ver qué me iba a encontrar, pero sin esperar absolutamente nada (NADA).
  • Apoyar a una editorial independiente y al talento nacional.
  • Un buen amigo es el esposo de la escritora, así que…

Cuando empecé a leerlo me detuve varios segundos en la portada, y me cuestioné el porqué iba a leer eso si no me llamaba en absoluto la atención, pero la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…


Esta obra nos cuenta la historia de Victoria, una mujer que se sale por completo del concepto de lo idealizado, una mujer real, que por causa de un hecho del pasado ve como su vida no termina de acomodarse, y como cada paso que va dando resulta en un rompimiento completo a su integridad como persona.

Desde muy pequeña, Victoria no encuentra su lugar en el mundo, no se siente completa ni satisfecha con las cosas que hace, lo que la lleva a buscar en el sexo una solución, un escape, un respiro a esa realidad que la asfixia y no la deja seguir adelante. Pero su baja autoestima hace que lo que ella ve como su remedio termine convirtiéndose en un arma de autoflagelación, en una herramienta para hundirla cada vez más en el abismo sin fondo que parece estarse tragando su vida.

Desde el momento que te sumerges en las páginas de este libro, navegas en una historia muy humana, llena de sinceridad, de dolor, de sentimientos encontrados, de la búsqueda de una mujer por sanar las heridas que la desangran. Victoria trata incansablemente de salir de sus problemas, de encontrar un salvavidas, pero siempre termina acudiendo a soluciones que la dañan, que la lastiman y que minan su confianza.


La autora va alternando el presente de la protagonista con flashbacks, todo con el objetivo de mostrarnos el hilo de construcción de la vida de Victoria, la relación causa y efecto de lo que pasa en ella. Todos los seres humanos somos la suma de las decisiones que tomamos, y Victoria no se escapa a eso.

Este monólogo no cuenta la vida de una mujer que vive sola en el mundo, pues en su día a día interactúa con personajes que contribuyen sobremanera a las cosas que le van pasando, y al rumbo que va tomando su vida. Una hermana y un padre ausentes, una madre que poco la atiende, un gran amigo, un esposo que llegó por los motivos equivocados, una hija a la cual no ha sabido tratar, y varios personajes más que le darán condimento a este drama.

Gabriel y Camila hacen parte de ese grupo de varios personajes más, y para mí tristeza, son dos personajes que siento pudieron aportarle muchísimo a la historia, pero creo que lamentablemente se desperdiciaron, que no se logró el punto de exprimir el potencial que tenía su inmersión en la historia.

Cubierta de la segunda edición del libro.

Pero ¿no se supone que esta es una novela erótica? Sí, en cierto modo lo es, pero ese elemento pasa a ser un componente, más no el elemento principal, la autora no tomó el camino fácil, sino que se atrevió a ver más allá. La vida de Victoria es un cúmulo de traspiés, los cuales ella trata de solventar explorando su sexualidad al máximo, ejercicio que desarrolla incluso a costa de su propia tranquilidad y dignidad. Las descripciones construidas por la autora son acertadas, logran su cometido y en ningún punto rozan lo burdo. Las escenas son excitantes, vívidas, y suman de buena manera a la intención final de la historia, la cual concibo más como un análisis personal de hasta donde podemos llegar cuando no logramos tomar las riendas de nuestra realidad.

Hubo un punto que tenía que destacar, y es el notorio progreso en la calidad editorial del producto final de Calixta. Chévere el paso adelante.

“Los pecados de Victoria” es un libro que no esperas, que no ves venir, que te atropella, te hace reaccionar a la fuerza y te muestra la vida real, esa que duele, esa que se sufre, esa que está llena de angustias y de frustraciones. Una obra que muestra la exploración de los límites, la libertad de la sexualidad, y los riesgos de las decisiones equivocadas. Da gusto encontrarse con productos colombianos como este, y espero ver muy pronto que sigue en la vida de Giovanna.

Comentarios

  1. Esteban, gracias por el apoyo y las palabras, aprecio mucho que te hayas tomado el tiempo para leer mi libro y hacer esta reseña. Es algo muy valioso para mí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dar el salto y por dejarnos conocer tus letras.

      Muchos éxitos en el camino y espero leerte pronto.

      Eliminar
  2. Gracias Esteban, que nos leas es una dicha, cada día seguiremos mejorando y trabajando porque nuestros libros sean mejores y nuestros autores más felices.

    ResponderEliminar
  3. El enfoque que has dado a tu comentario me deja dos cosas por las cuales debo leer el libro. Cuando la educación a estado rodeada del estigma social del tabú frente al sexo, y expones .."buscar en el sexo una solución".. Me genera una incertidumbre, hasta el punto de mi misma. Y Tras de esta, la solución de la vida, de muchas mujeres me llama poderosamente la atencion,cada una tomamos del mundo algo con lo cual no pertenecer a un todo y tan solo ser parte de una sociedad. Quiero conocer en Victoria a una mujer que de alguna manera rompió lineas a seguir, sin pretensión de que fueran las correctas o no, solo suyas, de mujer con cierta fuerza interior.

    Quiero dejarte un aporte, solo leyendo tus comentarios, yo lo ubicaría mas en un genero chick lit. Es menos Erótico y mas buscando el fondo de emancipación de la mujer, incluida una actitud mas realista sobre su sexualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente reflexión la que haces en la primera parte del comentario. Ahí está el mundo, con todo lo que ello representa, simplemente esperando a que tomemos lo que queramos o lo que podamos. Es una situación bien interesante.

      Tienes toda la razón con la segunda parte, pero así me lo vendieron jajaja.

      Gracias por pasarte por aquí :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Reseña: La chica invisible - Blue Jeans

Reseña: Diario del fin del mundo - Mario Mendoza

Reseña: Lo que nunca te dije - Antonio Ortiz