lunes, 1 de agosto de 2016

Reseña: La llamada de la selva - Jack London

Cuenta la leyenda plasmada en un libro gigantesco que muchos dicen está escrito por santos, que el hombre fue creado a imagen y semejanza de un dios que además de vida le dio un mundo entero plagado de otros seres y un sinfín de cosas maravillosas para su disfrute. Ante esta posición preponderante, el hombre se hizo amo y señor del planeta Tierra y estableció las reglas de "convivencia" que para su bien consideró adecuadas, en las cuales no me explayaré, pues basta con leer cualquier portal de internet, revisar un periódico, investigar algo de nuestra historia o ver lo que pasa en el día a día para saber cuáles fueron dichas normas.

El hombre apeló a su "raciocinio" e "inteligencia" para proclamarse dueño del mundo, disponiendo de este a su antojo, olvidando que comparte vividero con seres que ladran, gruñen, aúllan, graznan, zumban, chillan, rebuznan, ululan, roncan, crotoran, lloran, chasquean, pían, sisean, silban, berrean, gritan y sienten; olvidando que hay compañeros silenciosos de hojas y pétalos que lo cobijan y acompañan día tras día; olvidando que gracias a esos compañeros de planeta es que podemos seguir viviendo. Bien hacen muchos en decir que los seres humanos somos un cáncer.

Los títulos de la editorial Navona (distribuidos en Colombia por Ediciones Urano) se caracterizan por ser una inversión segura en donde la calidad está garantizada, cosa de la que pude ser testigo al leer "Golowin" de Jakob Wassermann. Las ediciones son tremendamente bien cuidadas y las historias que dentro de ellas se cuentan son experiencias inolvidables. Bajo esta premisa llegó a mí el libro del que vengo a hablarles hoy, "La llamada de la selva" de Jack London, la obra maestra del autor estadounidense.

Aquí nos encontramos con la historia de Buck, un cruce entre san bernardo y border collie, que desde que tiene memoria disfrutó de una vida llena de lujos y comodidades bajo el cuidado del juez Miller. Las dificultades económicas llevan a Manuel, uno de los empleados del dueño de Buck, a sacar al can de la vivienda del juez y venderlo a un par de canadienses que pretenden usarlo como perro de trineo y de carga. Gracias a este hecho, Buck se verá envuelto en situaciones que jamás creyó posibles, descubriendo tanto al mundo que estaba tras de la ventana como así mismo.

En este corto libro nos encontramos con un perro como narrador, lo cual al entendimiento de muchos podría llegar a encasillar la historia dentro del apartado juvenil; sin embargo, los tonos lúgubres y tremendamente humanos que la revisten hacen que dicha idea esté algo equivocada. "El llamado de la selva" es un libro perfecto para jóvenes y adultos, pues lo que esconde en sus páginas es un viaje de enseñanzas y de lecciones, las cuales si bien pueden tornarse pesadas en la comprensión, no se perciben así dentro del ejercicio lector. Para explicarme de mejor manera, la propuesta escrita de London es suave y pertinente para el público ya mencionado e incluso para niños con el acompañamiento de sus padres, pero el trasfondo y la comprensión del mismo, de acuerdo a las experiencias personales y la visión individual del mundo que tengamos, son los elementos que le dan otro significado y connotación a la historia (espero haberme podido hacer entender).


Tal como ya mencioné, la narrativa empleada por el autor es agradablemente sencilla; resulta muy fácil entender de qué nos están hablando, los lugares por los que nos vamos moviendo y lo que nuestro narrador siente y piensa ante cada cosa que le sucede u observa. Sin necesidad de un lenguaje complejo o estructuras gramaticales pesadas, Jack London crea un relato tremendamente profundo y grandiosamente significativo.

Además de lo ya mencionado, el autor logra describir de manera perfecta el ambiente y las sensaciones que respectivamente va visitando y experimentando Buck, lo que permite que la experiencia de lectura sea mil veces mejor; pasamos de la pesadumbre que deja la derrota mientras vamos un tren a muchísimos kilómetros por hora ante los copos de nieve cubriendo las copas de los árboles que miran desde lo más alto, a sentirnos los dueños del mundo al saborear un trozo de carne luego de una extenuante jornada de trabajo en medio de un campamento en donde el aire te hiela hasta los huesos.

En medio de la travesía que vivirá nuestro protagonista, vamos a encontrarnos con seres que piensan y sienten de maneras muy diferentes, y que sin importar si andan en una, dos, tres o cuatro patas (o piernas, para no ofender susceptibilidades), tienen algo para enseñarnos y personifican muchas de las facetas que encarnamos o presenciamos en nuestro diario vivir. En este libro nos encontraremos con el orgullo, la lealtad, el anhelo, la rabia, la inocencia, el amor, la fidelidad, la crueldad, el compromiso, la resignación, el valor de la experiencia, el odio, el amor, la ira, y un sin número más de sensaciones y sentimientos; un cúmulo de cosas que hacen de este un texto valioso y relevante para cualquier persona sin importar el espacio temporal o geográfico. Gracias a Curly, Perrault, François, Dave, Manuel, el juez Miller, Spitz, Billie, Joe, Sol-leks, el hombre del jersey rojo, Dolly, Hal, Charles, Mercedes, John Thornton y al propio Buck por hacerme sentir lo que sentí al leer este libro.

"El llamado de la selva" es sin duda alguna una joya literaria. Una obra capaz de ponerte en las patas de esos amigos de cola peluda y una sonrisa perpetua, un paseo de reconocimiento personal del cual será imposible volver siendo el mismo. Jack London me regaló un ensayo de emociones y una suma de efectos que movieron mis sentimientos gracias a la pericia de un texto experto en eso de despertar fibras. Un relato inolvidable y sin duda alguna, uno de los mejores libros que he leído en este 2016. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Lo leí cuando era pequeña y hace poco lo releí y me volvió a encantar. Eso sí, se me parece mucho a Colmillo blanco, aunque los dos me encantaron pero hay cosas que ya no se si pasaron en uno u otro xD

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene :)

      Es un libro que me he gozado y se ha quedado en mi corazón y seguramente no saldrá de ahí. Espero leer pronto "Colmillo blanco".

      Un abrazo y gracias por pasarte por aquí :)

      Eliminar