martes, 7 de junio de 2016

Reseña: Tiamat "Perversión de la utopía" - William Deneuve Scott

Hoy en día resulta muy difícil catalogar una obra dentro de un género literario específico. Con el paso del tiempo, las ideas maquinadas inicialmente van tomando distintos tonos y delineando sus límites más allá de lo que la costumbre determina. Con el paso del tiempo las dicotomías se deshacen y los híbridos van tomado el estandarte real. Con el paso del tiempo el yin y el yang han dejado de lado sus diferencias y han elucubrado un universo lleno de certezas. En un mundo en constante cambio, la genialidad y la inventiva suelen ser el ticket hacia la historia.

Gracias a la campaña que he emprendido durante este año en pro de hacer más visible la literatura colombiana, me he encontrado con personas maravillosas y con grandes sorpresas dibujadas entre letras; una mariposa azul que bañó mi corazón de lágrimas, unos relatos desesperados sobre un país en estado terminal, y la visión de la vida de unos ojos que no pueden ver, solo por darles algunos ejemplos. En esta oportunidad, vengo a hablarles de algo al respecto.

Desde que somos niños, los sueños son un elemento esencial en la manera en que nuestra vida se va desarrollando. En la mayoría de los casos, esos sueños fenecen sin tener el chance de luchar, y se van de nuestros planes sin siquiera tratar de hacerlos realidad. Pero hay una especie de humanos en vía de extinción que sueñan y se atreven a trabajar para hacer material lo imaginado, y para darle un bofetazo al sistema que segundo a segundo intenta dictar las reglas de juego.



Luego de un mensaje en una red social, y de una interesante charla sobre literatura y sobre la vida, un ser humano de esos que casi no quedan me presentó una parte de su sueño materializado, y me lo entregó para de un modo u otro, empezar a hacer parte de él. En el capítulo de hoy vamos a hablar de "Tiamat" de William Deneuve Scott.

Este libro se desarrolla en el planeta tierra en un futuro que posiblemente nos espere a la vuelta de algunos años. Un monstruo empresarial ha descubierto un nuevo elemento (krafta), con base en el cual la vida humana ha cobrado una nueva dimensión; gracias a ello muchos seres humanos han podido recuperar en cierta forma parte de la vida que creían perdida por culpa de accidentes, conflictos armados y otro sin número de factores. Estas prótesis tienen un elemento diferencial con respecto a las que vemos actualmente, y radica en la capacidad que tienen de potenciar la función que cumplía la parte del cuerpo que ellas están supliendo, por lo cual a quienes las usan se les ha dado el nombre de "Avanzados". Pero en el fondo de todo esto, se esconden intereses que van más allá del entendimiento humano, y que se sumergen en dimensiones que superan nuestro plano.

Aventurarse a un proyecto editorial de manera independiente no es nada fácil, y es por ello que mi primer encuentro con "Tiamat" resultó ser una cóctel de buenas sensaciones (si quieren conseguirlo, haciendo click aquí pueden hacerlo). William Deneuve Scott trae al mundo un libro que visualmente impacta, que advierte robustez, y que está impregnado de un toque detallista que se agradece. El autor no escatimó en esfuerzos para darle al público algo que a pesar de pequeños detalles, físicamente refleja calidad y respeto al lector.

Luego de un rato con la mirada fija en lo que mis manos resguardaban, salí de la hipnosis a la que la araña protagonista en la cubierta me había sometido; llegaba la hora de ver lo que las más de 350 páginas que componen esta historia tenían por contarme. 

Desde el preciso momento en que abres el libro, la mecánica bajo la cual todo va sucediendo te atrapa por completo. No hay modo de compaginar de manera tranquila con "Tiamat", pues de la nada eres devorado por una historia ecléctica en la cual convergen dosis medicadas de acción, intriga e incluso mitología.

La narrativa que emplea William Deneuve Scott denota profesionalismo y un trabajo de fondo que refleja claramente sus intenciones para con el ejercicio literario. El libro está muy bien escrito; los capítulos se suceden en cortos y arrebatados suspiros en medio de un ritmo irrefrenable; el intercambio de micrófono entre los personajes que sirven de interlocutores en el desarrollo de la trama está sumamente bien trabajado; el trasfondo médico, bélico y científico que permea las secuencias aporta un sinfín de elementos a la atmósfera de la obra que vale la pena reconocer, y que le dan un toque único a esta distopía convulsionada.

Dentro del devenir de la historia, momentos del pasado y visos del futuro se intercalan con un presente colapsado en donde un grupo de personajes excelentemente perfilados y completamente conectados con la mística del texto van haciendo aparición. Tanto las voces que dan vida a "Tiamat" como aquellas que parecen estar detrás de la escena, le dan una fuerza inexorable al contenido del libro; ellos y la trama se construyen de una manera más que interesante y crecen conjuntamente, lo cual al momento de la lectura generan una experiencia vívida y agradable. Entre esta plantilla de personajes encontraremos reflejos de lo que la guerra, el abandono, la culpa, el maltrato, la prepotencia, el orgullo, la envidia, la indiferencia, el odio, y el amor, entre muchos otros fenómenos, pueden llegar a desencadenar en un ser humano, y por consiguiente en la sociedad en su conjunto; se toca la existencia misma desde diferentes lugares, desde diferentes realidades y desde diferentes etapas. La ingenua Lilith (la protagonista), el pulcro Damon (mi favorito), la sensual Rachell, la enternecedora Daniela, el inmaculado Janno, la intrigante Nina, el genial Will, y la inocente Shopie, fueron algunos de los increíbles compañeros que tuve en esta aventura.

El centro de esta historia es el centro la nuestra: una lucha eterna entre el bien y el mal. Fue la manera en que el autor trató esto dentro de su obra lo que logró robar por completo mi atención. William Deneuve Scott acude a lo quimérico para crear algo asombroso y terriblemente atrapante, algo que se siente pequeño pero que se va ensanchando sin siquiera darnos cuenta; algo que desprende virtudes y artefactos de una ínfima gota de vida. Algo que dice mucho de la capacidad imaginativa de este nuevo escritor. El mito sumerio de Enlil y Ninlil cobra una nueva dimensión bajo la pluma de este hijo recién nacido de la literatura colombiana. Sencillamente maravilloso.



Además de lo ya mencionado, "Tiamat" se atreve a tomar a Colombia como su espacio de ambientación, y de ese modo acercarse tímidamente a lo que ha sido el común denominador histórico de la literatura de nuestro país. El autor seguramente imprime en la tinta que tatúa el papel mucho de su vida, de lo que han visto sus ojos, de lo que sus oídos han escuchado y de lo que sus demás sentidos han percibido. La violencia, la injusticia y la segregación social son solo algunos de los flagelos que afectan a nuestra sociedad, y que de un modo u otro, dicen presente en esta obra.

A la velocidad de la luz me vi abocado a una segunda parte del texto en donde la oscuridad dio paso a criaturas espeluznantes y a misterios a raudales. El libro navega entre dos mundos que indefectiblemente terminarán unidos, pero que de manera independiente se construyen de un modo más que apropiado. Sin darme cuenta, la curva final de la carrera estaba frente a mis ojos y una lluvia torrencial de información, de datos y de respuestas fue llegando sin filtro alguno, y aquí está quizá, el único clavo mal puesto del mueble, y que posiblemente no sea culpa del autor, sino falla del lector. Me sentí sobrepasado por el texto, no logré acostumbrarme a la forma en que todo se fue dosificando, y algunas de las tuercas que se iban girando no fueron del todo convincentes dentro de mi entendimiento de la historia.

El último sorbo de café trajo consigo un cierre emotivo y excitante como la totalidad del libro, pero con un punto final muy abierto y que seguramente desembocará como lo hacen la mayoría de libros que le apuestan al mercado juvenil en la actualidad: extendiéndose y comiendo perdices.

"Tiamat" es una obra que cala en lo young adult, pero que se atreve a buscar algo más; una historia poderosa, sin respiro, minada de giros, desenfrenada, abiertamente crítica frente a un sistema político putrefacto, sosegada a la hora de mostrarnos lo poco que nos sirve la razón de la que tanto nos ufanamos, sentida y tremendamente emocionante. Una experiencia de lectura que será difícil de olvidar y de la cual será imposible salir ileso. Los sueños se hacen realidad, solo hay que trabajar por ellos. Bienvenido William Deneuve Scott, gracias por el artefacto y nos vemos en el camino..

La distopía está trillada. Ha llegado la hora de pervertirla...


4 comentarios:

  1. Simplemente una exquisita descripción de un libro que ofrece una excelente historia acompañada de una impecable redacción.
    Cada vez ansío más tener el libro conmigo y poder concluir ansiosamente esa lectura que quedó pendiente.
    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y por tomarte el tiempo de revisar la reseña.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Esteban, que grata reseña hiciste, ya termine el libro y me encanto, me gusto mucho como creo todo un mundo con mitología, ciencia y magia, voy a leer mas de tus reseñas haber que otro libro sera mi próxima lectura, saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eliana :)

      William tiene MUCHO futuro en este ejercicio. Se le nota la disciplina y tiene una imaginación tremenda. Espero leerlo muy pronto.

      Gracias por pasarte por aquí :)

      Eliminar