miércoles, 16 de marzo de 2016

Mi tiempo con Romina Russell...


Hace algunos meses la gente de Ediciones Urano Colombia trajo a mis manos un libro que esperaba con ansias, pero que jamás imaginé iba a regalarme tanto. Gracias a él, tuve la oportunidad, entre muchas otras, de hacer algo que no había hecho antes, y es de esa experiencia de donde se extrae lo que aquí les dejo, algo de mi tiempo con Romina Russell, la autora de la saga "Zodíaco"...
Tomada de: elguardiandelibros.com





















- Cuéntanos un poco de “Zodíaco”

“Zodíaco” es una serie basada en los signos, pero no vistos en este sentido literal, sino desde la perspectiva de razas y sistemas planetarios. Cada uno de los signos del zodíaco tiene rasgos distintivos como su forma de vestir, su cultura, su inclinación política, su modelo educativo y muchas otras cosas. Aquí nos encontramos a Rho, quien pertenece a la casa Cáncer; ella tiene una habilidad especial que le permite ver en las estrellas cosas que nadie más puede ver, y un día se encuentra con algo salido totalmente de su conocimiento y del de cualquiera, así que tendrá que intentar hacer entrar en razón a un universo muy dividido acerca del peligro que se avecina, e intentar unirlos para enfrentarlo.

- Antes te dedicabas a escribir y producir adelantos de películas ¿esto influyó en algo a la construcción del libro?

Lo que haces en tu vida influye en lo que escribes. Hice tráileres durante cinco años, y antes de llegar a ese trabajo, jamás imaginé todo lo que estaba detrás de ello; el tratar de condensar en dos minutos la esencia de una película de dos horas y así animar a la gente a verla. Mi intención fue hacer un libro que se sintiera épico e importante de principio a fin, y creo que para ello traje muchas de las cosas que hacía en ese trabajo.


- Rho es una chica muy real y muy cercana a nuestro día a día, con sus problemas, sus alegrías, y una responsabilidad que llega de un momento a otro, y aunque ella no lo quiera, tendrá que asumirla. Debo decir que este personaje me gusta mucho. Cuéntanos un poco sobre él, sobre su construcción.

Para mí fue muy difícil empezar a construir a Rho, pues ella y yo somos extremos. Inicialmente ella iba a tener toques muy diferentes a los que en conclusión terminó teniendo, pero a medida que el tiempo pasó, fui dándole esos toques que hacen la Rho que se ve dentro de la serie; toques que la acercaran más a mí como por ejemplo los rulos o el amor por la batería, pues como pueden ver, ella es Cáncer y yo soy Virgo, totalmente diferentes y por momentos se me hacía muy difícil entender todas las situaciones por las que ella pasaba y la forma de asumirlas; ella es muy acelerada y yo pienso mucho antes de tomar una decisión; ella es muy confiada y yo soy sumamente paranoica. Somos tan distintas que por momentos quería matarla (sonríe).
Mientras pasaba la historia y las aventuras dentro de ella, fui dándome cuenta que si bien somos muy diferentes, tenemos algo en común y es el fin que perseguimos, aunque para llegar a él sigamos distintos caminos; el de ella es mucho más efectivo que el que seguiría yo.

Rho es un personaje que tiene muchas de las cosas que admiro de mi hermana a quien adoro y es mi mejor amiga; yo soy más parecida al hermano mayor de Rho, al cual en “Zodíaco” conocemos muy poco, pero en “Estrella errante” jugará un papel fundamental.

Fue una experiencia en todo el sentido de la palabra conocer a Rho.

- Moira, la jefe de la casa de Virgo, es un personaje magnánimo, inteligente, sumamente sabio… ¿te identificas con ella?

Ambas somos muy impacientes y necesitamos ver para creer; para mí hubiese sido muy difícil hacer caso a lo que Rho me estaba diciendo. Creo que somos algo parecidas.

- ¿Qué significa J.K. Rowling para Romina Russell?

Todo. Ella es todo. Puede resultar en un cliché, pero lo que ella hace y lo que sentí al leer su obra fue lo que me animó a querer empezar a escribir. En esa época trabajaba en periodismo, y cuando leí esos libros, algo en mi cabeza hizo click y descubrí que escribir y crear mundos era lo que quería hacer por el resto de mi vida.

- Muchas gracias a J.K. Rowling por hacer esto posible, porque recorrer la galaxia y darse un paseo por los planetas que creaste es una experiencia excepcional. Me pareció tremenda la manera en que le diste una identidad y una voz a cada signo, aunque lo que le diste al mío no me gustó jajaja

¿Eres escorpio? Lo que pasa en “Estrella errante” puede cambiar en algo la visión que se le da a quienes hacen parte de esa casa. Te confieso, y aunque mucha gente lea el libro y no entienda el motivo, que si tuviese que escoger un solo planeta para poder viajar a él, sería Escorpio sin duda alguna.

- ¿Cómo llega una chica argentina a escribir en el Miami Herald?

Bueno, a los cinco años mi familia se mudó de Buenos Aires a Miami, y los primero años empecé a reforzar mi inglés y cuando tenía ocho años comencé a tomar las clases normalmente. En ese momento llegó a mí el libro “Where the sidewalk ends” de Shel Silverstein, y fue allí cuando mi amor por el inglés nació, y así me decidí a escribir algo. Escribí algunas cosas en inglés, pero muchas más en español y en una ocasión gané un primer lugar con un poema que se llama “Si yo fuera la luz” y me encantó; el ganar eso fue el detonante para que todo empezara.

En un momento de mi vida me incliné hacia el periodismo debido al miedo que me daba ser rechazada por algo que yo misma había creado, pues sentía que así no estaba entregando mi alma ni poniéndola en riesgo. El periodismo se me hizo una manera de amar al mundo y de conectar todo lo que pasaba. Trabajé en el diario de la secundaria en donde estudiaba, y surgió una pasantía en el Miami Herald, en donde pude escribir algo de los jóvenes para los jóvenes, y así acercar a este público de nuevo a leer el periódico. Ahora que lo pienso, esta experiencia también me iba llevando a “Zodíaco”.

- Creo que todo lo que hacemos por más insignificante que parezca, nos va marcando el camino y hace parte de lo que al final construimos.

Total. Cuando empecé jamás imaginé que iba terminar escribiendo ciencia ficción, hablando de signos y todo esto. Pero todo concluyó, en un modo u otro, a llegar a esto.

- Además de “Zodíaco” ¿qué más se viene para Romina Russell?

No quiero decir mucho, pero estoy escribiendo algo hace 10 años, y aunque todo el mundo lo rechazó en su momento, siempre he trabajado en él. Una agente leyó este proyecto y me dio un consejo que le iba a cambiar por completo la cara a lo que estaba haciendo, y cuando le hice el lavado al primer capítulo, me encantó la oscuridad de lo que había creado. 

Un lugar en el mundo alejado de todo, una chica que siempre ha vivido ahí, pero tiene ganas de ver qué hay más allá. Ando trabajando en eso actualmente y espero verlo publicado algún día.


- Nos dices que rechazaron muchas veces este proyecto ¿cómo fue encontrarte ante ese panorama? ¿es tan fácil publicar un libro como muchos piensan?

Es difícil no tomártelo personal, porque el arte no es correcto o incorrecto, puede llegarte o no llegarte; no es blanco y negro. Es muy difícil que rechacen lo que tú haces y preguntarte el motivo por el que llegaron a esa decisión, pero hay que escuchar a la crítica y al equipo que está trabajando contigo, ver las motivaciones a sus sugerencias, ver el trasfondo de las propuestas, y con eso empezar a construir algo mejor. 

Hay que ser muy maduro y humilde para poder aceptar todo lo que pasa en un proceso así, pero hay que perseverar y seguir buscando lo que se quiere.


- Me encanta que la gente de “Del nuevo extremo” haya hecho todo para llevarte a la Feria del Libro de Buenos Aires. Espero poder charlar contigo allí.

Allí estaremos presentando “Estrella errante”. Dulce de leche y alfajores me parece un buen plan.

- ¿Qué dijeron tus papás al recibir “Zodíaco” en sus manos?

Mis padres estaban muy orgullosos y felices. Eso me hizo muy feliz, en especial la edición para Latinoamérica, pues mi mamá fue la de la idea de incluir el símbolo de Ochus dentro de la O final en el nombre del libro.

Hubo algo que me afectó mucho y fue la muerte de mi abuelo, quien falleció antes de que el libro en castellano saliera. Él era un gran lector, leía un libro por día, y me afectó mucho saber que no lo iba a poder leerlo; además, ambos teníamos el sueño en común de ver algo mío en las estanterías de la Feria del Libro de Buenos Aires, y saber que todo se dio, pero que él no pudo presenciarlo, es algo que me tocó muy fuerte. 

Sin embargo, fue tremendo recibir las fotos de mis amigos y familiares de lo que pasaba en la Feria con “Zodíaco”. Fue algo increíble.






Por si quieren ver el resto de la conversación, aquí les dejo el Hangout

No hay comentarios.:

Publicar un comentario