miércoles, 17 de febrero de 2016

Bienvenidos a mi mundo, bienvenidos a mi vida


En esta oportunidad he querido hacer algo diferente, pero que desde que adquirí mi anterior estantería quería hacer. Esa estantería ya está totalmente copada, y el día de ayer una nueva llegó a casa, y con ella la decisión de enseñarlos lo que cada rincón de esta parte de mí esconde, y algunas cuantas historias que allí se han escrito.

Mi biblioteca está compuesta por tres estanterías. La primera la ocupan los libros que ya he leído; la segunda unos pocos del mismo status y la gran mayoría por leer; y la tercera por unos cuantos pendientes y por algunos recuerdos y cosas que me gusta guardar y coleccionar. Cada uno de los espacios de las dos primeras bibliotecas, tiene un guardián que se encarga de custodiar y proteger a capa y espada cada una de las historias que están a su cargo. A ellos también los irán conociendo en este recorrido.


Estos son los habitantes de mi primera estantería, aquellos a quien ya he conocido, aquellos que me han acompañado en los años de colegio, en las tardes de lectura, en el bus camino a casa, en mis viajes a otros mundos, en mis días de pereza e incluso en mi trabajo.

En la parte inferior tenemos al trío dinámico de los que son quizá los personajes animados que más amo en el mundo. Bob, Kevin y Stuart son los encargados de cuidar a los libros más grandes y pesados de esta estantería, en a cual conviven historias reales como "Llenando Espacios" de mi querido Juan David Aristizábal, la inolvidable "Maus" de Art Spiegelman, o la portada más linda de toda mi biblioteca, "Red queen" de Victoria Aveyard.

Este espacio cuenta una historia en particular, y es que allí reposan los primeros libros que compré con mi propio dinero, y fue la trilogía de "En el país de la nube blanca" de Sarah Lark, la cual nos transporta muchos años atrás para mostrarnos la vida de un grupo de mujeres que se atrevieron a cambiar los preceptos imperantes en su época. Novela histórica recomendada.


Un peldaño más arriba y escoltados por la valiente princesa Leia y el incondicional R2-D2 tenemos otro grupo de libros entre los cuales resalto la trilogía "Buenos días princesa" de Blue Jeans, propiedad de mi hermana, "Promesas de que algún día" de Javi Martos el cual fue un regalo de una persona muy especial y "Moxa el hijo del sol" de Ernesto Zarza, una historia nuestra y muy bien contada.

En el siguiente escalón están Katniss y el presidente Snow, los encargados de presentarnos a este grupo de libros entre los que podemos encontrar algunos de mis libros favoritos y otros con un significado muy importante para mí. "La luz que no puedes ver" de Anthony Doerr es el libro de mi vida (por ahora), "Insignia" es mi saga favorita, "Virus" es el mejor libro del ilustre Alvaro Vanegas, "Los boxtrolls" fue un regalo de una persona a la cual quiero muchísimo, y "Harún y el mar de las historias" fue una recomendación de un amor platónico a quien le debo conocer el mundo del excelentísimo Salman Rushdie.

En el último sector de esta estantería, protegido por mi amado Rey Bob (mi figura favorita de todos los tiempos) muestra a los libros más pequeños en tamaño de mi biblioteca. Aquí quiero destacar "Limpieza de oficio" del talentoso escritor colombiano Sergio Ocampo Madrid, el par de libros que hicieron que me enamorara de la forma de escribir de David Walliams, y "Los reyes malditos", quizás el mayor descubrimiento de mi 2016.

Este compartimento me trae muchos y muy buenos recuerdos, pues allí habitan los primeros libros que leímos mi hermana y yo en el colegio, el primer texto que leí en inglés, y el primer libro que devoré por verdadero gusto y no por un requerimiento externo (muchas virginidades perdidas en un solo lugar). Esa novela policíaca que aun conservo como nueva es quizá la joya más grande dentro de toda mi biblioteca.


Y llegamos a la segunda estantería, en la cual habitan aquellas historias que están ansiosas por que entre en ellas, pero que por la falta de tiempo y la cantidad de aventuras que vivo constantemente, he tenido que mantener pendientes. El pequeño dinosaurio, el alegre Art, un mini Baymax, mi adorado Freddy Krueger y los infaltables Kevin y Stuart son los encargados de proteger esta parte de mi biblioteca.

De entre todo este mar de libros, aquellos que espero leer con mayor prontitud son la trilogía colombiana de "El dorado en el Amazonas" de Fernando Bermúdez, "Dos hombres y un niño" de T. J. Klune, "Parco" del genial Jordi Serra i Fabra, "Temis night club" de Jaime Moreno García, e "It" del maestro "Stephen King, un pequeñísimo regalo de parte de mi hermana.

En esta estantería también descansa la edición del periódico El tiempo en donde se rindió homenaje a "Los juegos del hambre" y mi colección de separadores.


En esta última estantería no hay muchos libros qué digamos, sino más bien espacios con muchos personajes esperando a quien proteger. Desde el encantador y parlanchín Bob (en todas sus presentaciones" hasta el feroz dinosaurio (mi animal favorito) todos y cada uno de los que aquí viven aguardan por letras para leer mientras yo vivo en el país de los sueños, como por ejemplo los últimos títulos en llegar a casa, los cuales son "Ha vuelto" de Timur Vermes (lo siento, pero amo a Hitler) y "Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo" de Benjamin Alire Sáenz.

Aquí también están algunos de los libros que conforman mi biblioteca profesional (la mayoría los tengo en la oficina), algunos recuerdos de eventos a los que he asistido, e incluso el diccionario de inglés que me acompaña en mis clases de refuerzo de los fines de semana. 

Este espacio que luce algo vacío guarda unos pequeños gigantes que adquirí el año pasado de manos de los autores, los increíbles Tania y Esteban de Jours de Papier, a quiénes tuve el placer de conocer. De igual manera ese par de loncheras esconden vivencias, experiencias y una infinidad de pendejaditas que no pueden llegar a calcular, y que guardo para mí mismo. No iban a creer que les iba a enseñar todo... ¡JA!


Pero esto no queda ahí, pues sobre las estanterías también hay algunas cosas que quiero presentarles. El inolvidable Arlo y el gracioso Furia, acompañados de Bogotá, la cobra más sensual del universo, uno de los recuerdos más chéveres de mi 2015 (gracias a Cindy del blog "Si no le gusta no lea" y a Mónica del canal "Los libros del mamá" por ese día, lo llevo en el alma), y la muestra de que de la basura pueden salir cosas maravillosas, son los encargados de cuidar a los tres libros de colección que tengo hasta el momento de "El principito", a la joya gráfica que encontré por $30.000 en Dislectura, y a la primera caja de colección que completé con esfuerzo y dedicación (completé porque los tengo todos, pero aún me faltan algunos por leer). Adicionalmente tengo un papelito que me recuerda la serie de libros que me trajo de regreso al mundo de la literatura, y que a pesar de no ser la obra maestra de la literatura universal, tenga para siempre un lugar importante en mi vida. Les hablo de "Divergente".


Hay unos cuantos compañeros de camino que hoy no se encuentran en mi poder, sino que están en manos de otras personas o quizá cumpliendo una misión especial. De ellos quiero resaltar "Yo fui esclava" de Shyima Hall, el primer envío que una editorial me hizo (gracias infinitas a Ediciones Urano Colombia por confiar en mí y creer desde el principio); "Zodíaco" de Romina Russell (si estás leyendo esto, TE AMO RO), el causante del primer Hangout que he hecho en mi vida; "Donde guardas tus miedos" de Margarita Arenas, el cual fue el principio de lo que quizá me haga muy feliz en este 2016; y los valientes "Amanecer Rojo" e "Hijo Dorado" del brillante y sensual Pierce Brown, quienes se encuentran a miles de kilómetros de casa cumpliendo un sueño.


Si han llegado hasta aquí, y me han acompañado durante este recorrido, no me queda más sino darles las gracias por hacer parte de esta aventura llamada "Liberando Letras", la cual ha contribuido a que ahora sonría más, a qué mi día a día se pinte de nuevos y mejores colores, a conocer a personas maravillosas, a vivir miles de aventuras, a ver muchas nuevas oportunidades, a conocer cientos de lugares, a ponerme en los zapatos de decenas de personajes, y a descubrir que en ese conjunto de hojas a los que muchos ni sentido le ven, se esconde una forma de vida a la cual todos nosotros hemos decidido entrar.

Nos vemos en el camino.
Esteban.


6 comentarios:

  1. Que bien me ha sentado leer esto. Espontaneidad y frescura en la exposición de su actitud hacia la lectura totalmente positiva. El libro también resulta ser un buen amigo en nuestro vivir.

    ResponderEliminar
  2. Para mí hay varias formas de conocer a una persona y visitar su estantería es una de ellas... Así que... ¡Mucho gusto Esteban!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu biblioteca y todas las figuras que tienes. Todo se ve muy ordenado, además hemos podido conocer un poco más de ti a través de tus libros y las historias que nos cuentas
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana :)

      Pues muchas gracias por tomarte el tiempo de conocer a mis guardianes, a mis libros y mis historias. Bienvenida a mi mundo.

      Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar