domingo, 27 de diciembre de 2015

Reseña: Crónica de Tierra 2 - Jordi Sierra I Fabra

El mundo se nos está viniendo al piso y toda la culpa es nuestra, es imposible tapar el sol con un dedo. Día a día agotamos recursos, matamos a nuestros semejantes, extinguimos especies, envenenamos nuestro entorno y vamos destruyendo sin miramiento alguno el lugar que nos acogió y al que descaradamente tenemos la osadía de llamar hogar. Nos hemos proclamado la especie dominante y nuestro afán de desarrollo lo único que hemos logrado es acabarnos e involucionar frenéticamente.

Ya había tenido la fortuna de leer la variada obra de Jordi Sierra I Fabra (por ejemplo, en "Mendigo en la playa de oro") y de comprobar su talento indescriptible para adentrarse en géneros literarios de todo tipo, aunque su fuerte sin duda alguna son la literatura infantil y la juvenil. Cuándo leí una sinopsis que me presentaba la oportunidad de abordar un mundo distópico bajo los ojos de este escritor, no tuve que pensarlo dos veces. El libro del que vengo a hablarles en esta oportunidad es "Crónicas de Tierra 2", el cual es distribuido por Ediciones Minotauro del Grupo Planeta.  Por si les interesa, pueden encontrar este libro por solo $10.000 (unos 3 USD) en Dislectura en Bogotá.

Esta obra se desarrolla en Tierra 2, el planeta al que la raza humana debe exiliarse luego de haber matado por completo a su antiguo hogar. Aquí nos encontramos con Nathanian, un robot que luego de investigaciones quiere traer de vuelta a los seres humanos, quienes luego de una guerra sin antecedentes, tuvieron que huir del lugar. En su intento por defender su propuesta, nuestro protagonista se enfrentará a una serie de hechos y de verdades que pondrán en peligro su vida y lo harán replantearse sus objetivos y todo lo que conocía.

Jordi Sierra I Fabra, como es habitual en su narrativa, incorpora en la historia un sentido crítico y de verdadero valor. Con un prosa sencilla y un universo muy bien creado, vamos moviéndonos por planetas, naves y ciudades en donde seremos testigos de la historia, de la evolución, del renacimiento y de la decadencia.

Con una propuesta interesante y atrevida, en donde los robots son quienes toman la batuta de lo que el libro cuenta, el autor crea una obra inteligente y que me puso a pensar a cada instante. Fue inevitable plantearme dilemas y verme sumergido en un mundo en donde el orden ya no es el que los seres humanos hemos querido tener desde que tenemos memoria.

La obra describe de manera detallada los diversos escenarios y la oscuridad que se cierne sobre nuestro personajes; y hablando de personajes, hay que destacar los elementos que el autor ha insertado en cada uno de ellos para hacer que sus procesos dentro de la historia se sientan reales y no forzados como cabría de esperarse. Nathanian es un sabio, visionario y héroe en potencia que sin buscarlo tiene en el plano de su ciclo de vida una misión que puede salvar o destruir su realidad, y en su camino por defender sus ideas y descubrir la verdad, irá encontrándose con partidarios y contrincantes que hacen de esta aventura algo diferente y seductor a la lectura. Mis favoritos, además del excepcional protagonista, son la máquina conservadora Uthan, la liberal Zukad y la comprometida Anassakyy.

Entre capítulos vamos viviendo un relato futurista que se asemeja de manera peligrosa a nuestro insensato y cobarde día a día y que nos pone sobre la mesa un panorama sumamente cercano y desolar, bajo sutiles disyuntivas y agudos conflictos inyectados en nuestra esencia, para desembocar en un final que por mi parte disfruté y que me hizo cerrar el libro con muchas ideas en la cabeza y una sensación de satisfacción que se agradece.

Con "Crónicas de Tierra 2" Jordi Sierra I Fabra experimenta de manera exitosa y procurando innovar en lo que es posible en el abusado, y explotado indiscriminadamente, mundo de las distopías (la malgastada nueva joya de la corona de la literatura juvenil). Motivo de reconocimiento ver que aun hay letras que pretenden ir más allá de lo seguro, se alejan de la mediocridad y no le temen a proponer cosas nuevas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario