domingo, 8 de noviembre de 2015

Reseña: Para acabar con Eddy Bellegueule - Édouard Louis

La historia de la humanidad es una muestra inexpugnable de lo absurdos, irracionales e idiotas que podemos llegar a ser. Desde el inicio de los tiempos hemos creado cadenas jerárquicas para ponernos sobre los demás habitantes del planeta, incluso sobre los de nuestra misma especie: si eras mujer, si tu color de piel era diferente, si tu orientación sexual estaba fuera de la "normalidad", si tu estatura no estaba dentro del "promedio", si habías nacido en cierto lugar, si tus creencias eran unas u otras, o si tu forma de pensar era diferente, eras considerado menos que aquellos que sí estaban dentro de los parámetros socialmente aceptados. 

El tiempo fue pasando y las cosas fueron y siguen mejorando en muchos aspectos gracias a los esfuerzos y la dedicación de muchos valientes que han decidido alzar su voz por la igualdad y los derechos humanos. Pero a pesar de considerarnos seres civilizados y de vivir en una "sociedad moderna", la discriminación continúa siendo pan de cada día. Esas ganas incontenibles de creernos con más derechos que los otros y de decidir por el prójimo nos tiene jodidos.

Tomado de loslibrosdemariaantonieta.blogspot.com

En esta oportunidad vengo a hablarles de un libro al que llevaba mucho tiempo siguiéndole la pista, y con el que por fin pude sentarme a charlar un rato. Nuestro invitado en esta ocasión es "Para acabar con Eddy Bellegueule", un relato autobiográfico del francés Édouard Louis. Esta obra llega a Colombia gracias al sello Salamandra de la casa editorial Océano.

Este libro nos cuenta la historia de Eddy, un niño cuya orientación sexual no estaba dentro de lo que la sociedad y la iglesia habían impuesto como normal; este libro nos cuenta la lucha interna y externa que Eddy vivió por pensar y sentir de manera diferente, en medio de condiciones sociales realmente cuestionables.

Desde el primer instante en que me adentré en esta historia, se hizo evidente la crudeza y oscuridad con que Édouard quiso darnos a conocer los que fueron sus primeros años de vida, esos años en que todos deberíamos disfrutar de nuestra niñez y de nuestra adolescencia, pero que para él, como para muchos tantos, resultan en una batalla absurda contra los prejuicios y la intolerancia de una sociedad enferma y de prejuicios ilógicos. Las hojas van pasando y el autor va contándonos con lujo de detalles y sin escatimar en descripciones, como fue su convivencia con una conservadora familia, con unos malcriados compañeros de colegio, y con una comunidad insensata y resistente a entender que no todos podemos ser iguales, que el mundo no solo es blanco y negro, sino que hay un sinfín de colores y no hay nada de malo en querer pintar nuestra vida de uno de ellos.

El camino de Eddy, como el de todos nosotros, se ve marcado en gran medida por las personas que se cruzan en él. "Para acabar con Eddy Bellegueule" cuenta con un grupo de personajes de todo tipo, en los cuales no vale la pena ahondar mucho, pues van muy en la línea con la narrativa que Edourd eligió para su obra. Lo único que puedo agregar en este apartado es que van a subirse en una montaña rusa de emociones de tamaño épico al conocerlos.

Además de todo esto, Édouard Louis logra hacer una crítica certera al orden imperante en un país de primer en un país de primer mundo, en el que muchos vemos la cuna de la modernidad y de la libertad de expresión, pero en donde realmente la opresión y lo conservador mandan la parada. Es muy interesante visualizar como el sistema desde que ni siquiera has nacido, ya tiene un lugar establecido para ti, y es casi imposible salirte de él. Creo que este es uno de los puntos más valiosos en lo que este libro ofrece, pues no sesga sus intenciones en lo meramente personal, sino que de allí trasciende a otros ámbitos.

"Para acabar con Eddy Bellegueule" es uno de esos libros que te sobrepasan, que te hastían, que son tan reales que parecen ficticios, que te duelen en lo más profundo del alma, que te hacen pensar y sentir a niveles diferentes, que se convierten en una crítica perfecta ante un sistema podrido en casi todos sus niveles, que te prestan unos zapatos que te lastiman, que te queman, que te destrozan de a poco, unos zapatos que de otra manera jamás hubieras utilizado, pero que ojalá todos aquellos que discriminan, insultan y pasan por encima de los que piensan y sienten diferente, tengan la oportunidad de usar... Quizás así este mundo sería un mejor vividero, quizás así entenderían lo importante que TODOS somos para la construcción de la sociedad, quizás así razonarían respecto de lo perjudicial y lo benéfico que puede llegar a ser su actuar para con los demás, quizás así comprenderían que no hay ciudadanos de primera ni de segunda, sino que todos somos seres humanos que tenemos los mismos derechos, seres humanos que merecemos las mismas oportunidades.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario