jueves, 23 de julio de 2015

Reseña: El amante japonés - Isabel Allende


La preventa. Esta es una de las prácticas que los cambios en el mercado han engendrado; una práctica útil cuyos mayores alicientes son la obtención de descuentos y el derecho a ser uno de los primeros en disfrutar cierto producto u experiencia. Mis últimas, y gratas experiencias con la preventa fueron el hacer posible la llegada de Tokio Hotel (la banda de mis amores) en Colombia, y el haber comprado el libro protagonista de esta reseña gracias a la Librería Panamericana.

“El amante japonés” es el esperado nuevo hijo de una de las escritoras latinoamericanas más importantes e influyentes de los últimos tiempos, la chilena Isabel Allende. Este libro llega a Colombia gracias a la editorial Penguin Random House.

La obra de Allende no tiene sesgo alguno, y su pluma da para adentrarse en todo tipo de género; del realismo mágico de “La casa de los espíritus”, pasando por la novela policiaca en “El juego de Ripper”, por algo más juvenil como la aclamada “La ciudad de las bestias” o por su lado más romántico con la propuesta de su último libro.

“El amante japonés” nos cuenta la historia de Irina, una joven con un pasado refundido entre sus recuerdos, que llega a trabajar a Lark House, lugar en donde muchas personas de la tercera edad pasan los últimos días de sus vidas. Allí, Irina conoce a Alma, una mujer diferente a las demás habitantes de la casa con un pasado que recorrerá las páginas de esta obra y con un amor indomable por Ichimei, un jardinero japonés; un amor en el que las letras son chispa que aviva el fuego.

El primero, de los muchos puntos a destacar en este libro, es su portada. La ilustración en donde un espacio natural exuberante y de colores espléndidos rodea a una guapa mujer (supongo que es Alma en su juventud), es impecable e imponente. Tener el libro en las manos y no sonreír al ver la tremenda portada frente a la que nos encontramos es una tarea casi imposible.

Desde que abrí el libro, me encontré con una historia ligera, bajo una narrativa sencilla y que por tal razón se siente cercana y logra ese toque de universalidad tan característico en Allende. Es un libro que se lee de manera rápida y fácil. Una lectura muy cómoda.

Los capítulos se iban, y el pasado y el presente de los personajes alimentaban la historia de manera agradable. La ambientación descrita y la conexión entre los hechos ocurridos en cada espacio de tiempo resultan picos muy altos en el trabajo inmerso en este libro. Un amor que vive a kilómetros de distancia y en medio de condiciones completamente desfavorables puede resultar en un cliché pesimamente logrado, pero en el caso de “El amante japonés”, el cliché es aprovechado a la perfección y alcanza una identidad propia dentro de todo.

Tomada de: blog.isabelallende.com
Alma e Irina son las protagonistas de esta historia, secundadas por caballeros ilustres e indelebles como Ichimei, Nathaniel (fuera de concurso, a pocos personajes he querido tanto como quiero a este) y Seth, todos ellos rodeados de un sequito de personajes con menor participación pero en su mayoría acertados como Kirsten o Isac. Me metí en la piel de cada uno de ellos, aprendí de sus errores, reconocí sus debilidades, me enamoré de sus sueños, padecí sus memorias, viví lo que me contaron. Me quedo con la insolencia, el miedo y ternura de Alma, y con la pasión, el pasado y el presente de Irina. Gran par de protagonistas se gasta esta novela.

El libro tiene momentos lineales, pero cuando pensaba que todo se iba cuesta abajo, la historia tomaba otro tono y me volvía a atrapar. Las desconexiones no tuvieron oportunidad de nacer, y entre los momentos más altos que bajo que van construyendo este libro, me vi de pie ante un par de sorpresas fascinantes y un final tan sencillo, un tanto descabellado, pero ciertamente preciso para la propuesta de la obra.

No soy amante de las historias de amor a pesar de ser un enamorado de la vida, un amante inquieto y un poeta frustrado, pero debo confesar que este libro me atrapó por completo, fue un gusto leerlo a pesar de dejarme la sensación de deuda, y un placer vivir una historia que dentro de los matices de simplicidad que la rodean, resulta la representación de un amor de dimensiones épicas, un amor de esos que a todos nos deberían tocar.

2 comentarios:

  1. excelente reseña, como describes las emociones que te generaron el libro dan ganas de leerlo lo pondre en mi lista de deseos gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es muy bueno Eliana, no soy amante de ese tipo de literatura, pero la vaina con Isabel Allende es tan relajada :)

      Un abrazo y me cuentas cuando lo leas.

      Eliminar