lunes, 20 de abril de 2015

Reseña: Donde guardas tus miedos - Margarita Arenas

Todos llegamos al mundo en diferentes circunstancias, por diferentes razones, en diferentes momentos, con diferentes propósitos y distintos objetivos; algunos llegan al mundo con estrella y otros estrellados.

Desde que asistí al lanzamiento de “Martirio” de Andrés Salgado y la Editorial 531 hizo el anunció del lanzamiento de un nuevo libro, mis ganas de tenerlo y conocer todo lo que guardaba entre sus páginas surgieron sin espera.

“Donde guardas tus miedos” es la opera prima de Margarita Arenas y la nueva apuesta de esta editorial colombiana que va haciéndose espacio en el mundo de la literatura nacional y esperemos siga creciendo. (Aquí pueden encontrar más información sobre como adquirir el libro).

Gracias a un sorteo conjunto entre la editorial, Margarita y Diana Santamaría, una de las booktubers más populares del país, pude hacerme POR FIN al libro (andamos en época de vacas flacas y me decidí a no comprar más libros hasta no terminar el mundo que tengo pendiente). Era momento de meterme en esta nueva historia.

Lo primero que me encontré fue con una portada en un color de paz, pero que transmitía la angustia más pura que pueda imaginarse. Un contraste más que interesante.

Vamos al grano. “Donde guardas tus miedos” nos cuenta la historia de Ana, un joven como muchas en Colombia, con conflictos internos que la definen y que se encargarán de acompañarla en la tarea de escribir el libro de su vida. Una víctima más de la sociedad de mierda en que estamos metidos, en donde las oportunidades no les tocan a todos y vemos como el camino se va tragando a muchos.

Al meterme en el mundo de Ana, me encontré con una lectura sencilla, fácil, digerible, amena, pero que al mismo tiempo toca la puerta, se mete en tu interior, toca fibras y mueve sentimientos de una manera poco habitual. Literalmente compras un pasaje con rumbo desconocido en donde las curvas y las condiciones son inesperadas y puedes pasar del sol encantador a la tormenta indomable.

Margarita Arenas trata de plasmar una realidad que parece lejana y que no nos toca, que afecta a muy pocos, pero es más común de lo que pensamos y debería importarnos a todos. El maltrato a la mujer y la segregación social corren por las venas de nuestra sociedad. El intento de la autora, en mi opinión, se logra de manera correcta y acertada, sin llegar al amarillismo que tiene fregados a la mayoría de medios de comunicación en este país (y sin temor a equivocarme, en el mundo entero), pero sensibilizando y acercando al lector a la temática y a la problemática tan grave que atrapa entre sus letras.

Ana no es la única que sufre en esta historia, pues como sabemos y seguramente hemos podido ver a lo largo de nuestras vidas, la mayoría de problemas tiene origen antes de nosotros y tendrá repercusiones más allá de nuestra existencia. Adriana, su mamá, viene marcada por una serie de momentos que cambiaron por completo su destino, una serie de decisiones que apresuraron sus etapas y que repercutieron tanto en Ana como en el resto de su familia. Roger es un tipo que lo tiene todo, pero al mismo tiempo no tiene nada. Félix es un hombre lleno de miedos, lleno de temores, de debilidades y de frustraciones. Alberto es un personaje encantador, al que lo fácil le complicó todo. Samy es el príncipe azul que se mete en una vida que lo necesita pero que se niega a dejarlo entrar. Este libro está lleno de personajes a los que puedes odiar, de los que te puedes enamorar, a los que logras interpretar pero no terminas de entender.

Además de los personajes, la ambientación que se crea y la cercanía de las situaciones que se pintan al pasar de las hojas es ciertamente agradable. No soy de la época de Soda, pero empecé a tomarla.

El lunar de todo, resulta en la forma en que se pasa del nudo al desenlace, por momentos sentí forzado el desarrollo, sin continuidad. No me conecté del todo con lo que me mostraban los trazos finales de la obra, pero eso no mermó mi admiración por todo lo que encontré en ella.

No me queda más que felicitar a Margarita, pues su libro me secuestró durante un día y medio, y al día de hoy, sigo con la ira y la impotencia a flor de piel, y con felicidad por haberme topado con una historia sincera, sin mayores pretensiones que la de contarse a sí misma, pero con mucha tela por cortar y mucho trabajo por hacer. “Donde guardas tus miedos” es un cúmulo de aciertos merecedor de aplausos y una carta de presentación que deberían darse la oportunidad de vivir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario