lunes, 23 de febrero de 2015

Reseña: La élite (La selección #2) - Kiera Cass

“La selección” es uno de esos libros a los que llegué preguntándome ¿qué carajos me pasó por la cabeza al darle un espacio a esto en mi biblioteca?, y aun, con todo y que su historia logró entretenerme, me sigo preguntando lo mismo. No es por ser machista, si es que esa pueda ser una de las razones, pero la portada sesga mucho el público objetivo de esta saga; no nos digamos mentiras al respecto.

“La Élite” es la segunda entrega de esta trilogía, la cual es una de las cartas de la Editorial Penguin Random House para el 2015 en Colombia y que nace de la mente de Kiera Cass. En Google Play pueden comprarlo, y recuerden que comprando un ebook, salvan un árbol.

America, después de tanto ir y venir entre Maxon y Aspen, se decidió a disfrutar y que fuera el tiempo el que la ayudara a desenredar el triángulo amoroso en el que se vio en vuelta cuando decidió participar en “La selección”. Este es el punto de partida de esta segunda entrega. El nudo de la historia.

Como ya mencioné, el primer libro logró entretenerme y dio los primeros trazos en la creación de una heroína y de dar un rumbo interesante a la historia. Es esa búsqueda de una heroína, de dotar a la historia de algo más y que la misma no tiene para dar, el mayor pecado de Cass.

Los personajes siguen siendo exquisitos, bien logrados y estructurados de manera precisa; son el bote de rescate y la verdadera fuerza de la historia; se pierden algunos y se ganan otros.

“La élite”, al igual que toda la trilogía, es un cuento de hadas en donde el amor es el pilar, y querer dar a un cuento de hadas un enfoque diferente es un riesgo del que, usualmente, no se sale bien librado. Cass toma muchos elementos de éxitos juveniles en pro de dar un vuelco que tímidamente vimos en la entrega anterior, pero que en lugar de potenciar la historia, en mi opinión, la lastima. En el afán por crear una heroína, se dejan de lado personajes y momentos que pudieron dar más brillo a la historia. Quizá la intención sea la correcta, pero la forma de lograrla no fue la indicada.

Un punto más que juega en contra, es la pérdida del triángulo amoroso, tan bien logrado en la primera entrega. Un equilátero crece y se hace un isósceles. Por ciertos tramos resulta inverosímil la construcción de historia y los diálogos que surgen con ella.

Sin embargo, la búsqueda de ese diferencial, parece dar frutos en ciertos momentos, especialmente en el tramo final de la historia, en donde gracias a un antagónico disfrazado y personajes secundarios que suman demasiado (no me cansaré de decirlo, la consecución de los invitados en esta historia es perfecta) hacen que la lectura sea entretenida. Hay momentos en que esa heroína en verdad emerge, se da su lugar y genera una esperanza en la historia. Marlee y Celeste, cada una con sus características, alimentan la historia de buena manera y por eso tienen un lugar importante en mi visión de la misma.

Por querer hacer más, muchas veces hacemos menos (aplica para todo en la vida), y siento que ese es el error que tiene “La élite”. Una suma de desaciertos que confluye en un final acertado.




2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    No he leído esta trilogía y la verdad es que no me llama para nada, aunque haya leído reseñas positivas. He leído tu reseña porque aunque es el segundo, no tengo intenciones de leerla, además, creo que ya me la he destripado de tantas reseñas que he leído.

    Me encanta la forma en que te expresas, me ha quedado muy claro lo que quieres decir y lo que no te ha gustado del segundo libro.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Irene, pues mil gracias por tomarte el tiempo de leerla. La verdad es que el libro entretiene, no puedo negarlo, pero Kiera Cass trata de darle algo de lo que carece. El mono aunque se vista de seda...

      :) Beso desde Colombia.

      Eliminar