miércoles, 4 de julio de 2012

Feliz cumpleaños

Hace tanto que no escribo una carta, tanto que ya olvide como deben empezar; pero de algún modo debo hacerlo.

Feliz cumpleaños estimado hacendado, aquel que logró hacerse a las riendas del país a carisma si así podemos decirlo; contra quien había estado detrás de la finca "Colombia" ya hace varios años, y quien no logró su objetivo gracias a usted. Felicitaciones por dejar la legalidad de lado, porque a son de maquinarias y discursos forjó un nuevo rumbo para el país, aun pasando por encima de la carta prima del país; obviando la existencia de principios inviolables y estructurando un modelo de nación a su antojo.

Gracias por mostrarnos que pisotear estructuras es posible, que engañar al pueblo y mantenerlo en su lapsus es factible y por evidenciar la imperante ignorancia de muchos compatriotas; y ante todo gracias por fraccionar el país en uribistas y los demás.

Debo confesar que mi admiración por usted es grande, su sentido de liderazgo y seguridad a pesar de lo evidente es inigualable; ser lazarillo de millones de ciegos es una lección por aprender. Además de esto, felicitaciones, por hacerse presente en todo ámbito, espacio y discurso que se da en este poblado; por su capacidad irrefutable de aprovechar las caídas de sus contendores para sumar participación al panorama nacional, por hacer de oídos sordos y "proteger" a los indefendibles.

Ocho años no fueron suficientes, lamentablemente su última jugarreta no pudo ejecutarse, y su apoderado al mando no fue lo esperado; pero tranquilo, aún queda tiempo, falta memoria y abunda impunidad; seguramente oportunidades no faltarán para que su nombre vuelva a las escrituras de esta propiedad. Mano firme y corazón grande presidente, perdón, mi estimado hacendado.

Atentamente.
Esteban Parra


No hay comentarios.:

Publicar un comentario