domingo, 8 de julio de 2012

¿Aprender a levantarse?

Y si, he vuelto a sucumbir y mi espíritu traicionar,
del más sublime sentir al agobiante despertar;
recordé lo que hace meses me propuse olvidar,
lo que entre mis sueños lágrimas hacían brotar;
tristeza incipiente de mi rostro has borrado
inseguridades en mi alma nuevamente has dibujado
mi corazón perpetuo lienzo de tu arte hiriente
hoy padece inconsciente a tu mirar tan indolente.

Y si, el espíritu ha vuelto a nacer
entre el placer, la lujuria y un devenir de desdén;
en tus brazo pierdo vida y recupero la pasión
ya no se que hacer conmigo, desconozco tu visión.

Y si, entre tragos y mil luces camufle mi soledad
de repente vi tu rostro y se nubló mi realidad,
débil como siempre, hombre cobarde, perdedor recurrente
fiel enamorado te todo menos de mí;
¿Cuándo olvide que sin ti también existe vida?
¿Cuándo perdí mi ser por eternamente complacerte?
¿Cuándo el presente se hizo un pasado pretendiente?
Ahora mi futuro se define en retenerte,
en caminar descalzo por tu jardín de rosas,
fenecer a cada beso que se forja en tu boca,
limitado a las migajas, día a día relegado
a esperar un futuro, que en el pasado 
a otro cuerpo has escriturado.

Un felino devastado, soy un loco desordenado,
un provocador cae vencido, un soñador desvanecido,
tantas copas visitadas, tantas velas terminadas,
ya 100 noches he contado y en la ruta me he quebrado;
pido tiempo compartido, pido un beso repentino,
pido nada, solo verte; soy un vago incandescente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario